Muchos decidieron dejar de lado los presupuestos cada vez más ajustados por la inflación y un virus que todavía causa estragos en China para sumarse al ambiente festivo de Año Nuevo tras meses marcados por el COVID-19

Cortesía tomado de Infobae

Confetti flies around the ball and countdown clock during the first public New Year's event since the coronavirus disease (COVID-19) pandemic, at Times Square, in the Manhattan borough of New York City, New York, U.S., January 1, 2023. REUTERS/Andrew KellyConfetti flies around the ball and countdown clock during the first public New Year’s event since the coronavirus disease (COVID-19) pandemic, at Times Square, in the Manhattan borough of New York City, New York, U.S., January 1, 2023. REUTERS/Andrew Kelly

Los 8.000 millones de habitantes del mundo se adentraron en el año 2023 con fiestas multitudinarias y dejaron atrás un año turbulento, marcado por la guerra en Ucrania y la inflación, pero también por la consagración mundialista de Lionel Messi.

Por una noche, muchos decidieron dejar de lado los presupuestos cada vez más ajustados por la inflación y un virus que todavía causa estragos en China para sumarse al ambiente festivo de Año Nuevo tras años marcados por el covid.

Sin las restricciones sanitarias de los últimos años, en Río de Janeiro, la mítica playa de Copacabana recibió más de dos millones de personas para un show de fuegos artificiales de 12 minutos y una decena de conciertos.

Son días conmocionados en Brasil, que se despide con tres días de duelo de la leyenda del fútbol Pelé y espera, este 1 de enero, la asunción al poder del izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva tras cuatro años de gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro.

En Río de Janeiro, la mítica playa de Copacabana recibió más de dos millones de personas para un show de fuegos artificiales de 12 minutos y una decena de conciertos. (REUTERS)En Río de Janeiro, la mítica playa de Copacabana recibió más de dos millones de personas para un show de fuegos artificiales de 12 minutos y una decena de conciertos. (REUTERS)

“Hay una esperanza de un gobierno nuevo que vea más la salud de las personas”, desea la carioca Ana Carolina Rodrigues, como muchos vestida de blanco como es tradición en los festejos de año nuevo en la ciudad más famosa de Brasil.

Los Campos Elíseos de París se llenaron con alrededor de un millón de personas, desde jóvenes con ganas de fiesta y champán hasta niños en carritos, para contemplar los fuegos artificiales en la capital francesa.

“Estamos aquí por el ambiente, para pasar un buen rato y estar juntos”, dijo Ylies Hachelef, de 19 años, mientras jugaba con un grupo de 10 amigos a la espera de la medianoche. “¡Es bonito!”.

Horas antes, Sídney fue de las primeras grandes ciudades en adentrarse en 2023, retomando su corona de “capital mundial de la Nochevieja” tras dos años de confinamientos o festejos suspendidos en Australia por el covid.

Los Campos Elíseos de París se llenaron con alrededor de un millón de personas, desde jóvenes con ganas de fiesta y champán hasta niños en carritos, para contemplar los fuegos artificiales en la capital francesa. (REUTERS)Los Campos Elíseos de París se llenaron con alrededor de un millón de personas, desde jóvenes con ganas de fiesta y champán hasta niños en carritos, para contemplar los fuegos artificiales en la capital francesa. (REUTERS)

“Ha sido un año bastante bueno para nosotros, dejar atrás el covid por supuesto es genial”, dijo a la AFP David Hugh-Paterson, cerca de la Ópera.

En Madrid, que ya hace un año fue de las pocas ciudades europeas con festejos normales de Nochevieja, miles de personas se congregaron en la Puerta del Sol para comer doce uvas al ritmo de las campanadas de medianoche.

Y en Londres, multitudes se reunieron a orillas del Támesis para observar por primera vez tras tres años de cancelaciones el espectáculo pirotécnico y audiovisual de fin de año, que en esta ocasión rindió homenaje a la difunta reina Isabel II.

En Londres, multitudes se reunieron a orillas del Támesis para observar por primera vez tras tres años de cancelaciones el espectáculo pirotécnico y audiovisual de fin de año, que en esta ocasión rindió homenaje a la difunta reina Isabel II. (REUTERS)En Londres, multitudes se reunieron a orillas del Támesis para observar por primera vez tras tres años de cancelaciones el espectáculo pirotécnico y audiovisual de fin de año, que en esta ocasión rindió homenaje a la difunta reina Isabel II. (REUTERS)

El año de Ucrania

La longeva soberana encabeza la lista de personalidades muertas este año: del dirigente soviético Mijaíl Gorbachov al ex primer ministro japonés Shinzo Abe, pasando por el escritor español Javier Marías o el cantante cubano Pablo Milanés.

A ellos se sumaron en los últimos compases de 2022 el legendario futbolista brasileño Pelé y el papa emérito Benedicto XVI, que falleció el sábado en el Vaticano a los 95 años.

Pero si por algo probablemente quedará en el recuerdo este 2022 será por el regreso de la guerra a Europa, sacudida desde febrero por la invasión de Rusia sobre Ucrania.

La longeva soberana encabeza la lista de personalidades muertas este año: del dirigente soviético Mijaíl Gorbachov al ex primer ministro japonés Shinzo Abe, pasando por el escritor español Javier Marías o el cantante cubano Pablo Milanés. (AP)La longeva soberana encabeza la lista de personalidades muertas este año: del dirigente soviético Mijaíl Gorbachov al ex primer ministro japonés Shinzo Abe, pasando por el escritor español Javier Marías o el cantante cubano Pablo Milanés. (AP)

“Fue nuestro año. El año de Ucrania”, dijo su presidente Volodimir Zelensky en su discurso de Nochevieja.

Después de más de 300 días de conflicto, unos 7.000 civiles murieron, más de 10.000 resultaron heridos y unos 16 millones de personas desplazadas, según cifras de la ONU.

A pesar del desgaste bélico, el toque de queda, los apagones energéticos y los bombardeos rusos que siguieron sacudiendo la capital Kiev en Nochevieja y Año Nuevo, algunos se mostraban determinados a festejar la noche.

Nuestros enemigos, los rusos, pueden destruir nuestra calma, pero no pueden destruir nuestro espíritu. Este año es importante tener gente cerca”, afirmó el cineasta Yaroslav Mutenko, de 23 años, junto a los escombros dejados por un bombardeo en Kiev.

A pesar del desgaste bélico, el toque de queda, los apagones energéticos y los bombardeos rusos que siguieron sacudiendo la capital Kiev en Nochevieja y Año Nuevo, algunos se mostraban determinados a festejar la noche. (REUTERS)A pesar del desgaste bélico, el toque de queda, los apagones energéticos y los bombardeos rusos que siguieron sacudiendo la capital Kiev en Nochevieja y Año Nuevo, algunos se mostraban determinados a festejar la noche. (REUTERS)

En la Rusia de Vladimir Putin, Moscú decidió cancelar sus fuegos artificiales. Residente en la capital, Irina Shapovalova, trabajadora de un geriátrico de 51 años, simplemente deseó “un cielo pacífico sobre nuestras cabezas” para 2023.

En su discurso de Año Nuevo, Putin aseguró que “la justicia moral e histórica” está del lado de Rusia, sujeta a importantes sanciones occidentales por la guerra.

Fuegos artificiales

En Nueva York, la multitud desafió una fría lluvia para esperar la famosa caída de la bola en Times Square, una tradición que se remonta a 1907.

“Estaremos esperando por unas ocho horas, creo”, dijo la turista mexicana Fabiola Cepeda. “Definitivamente vale la pena”, agregó.7

En Nueva York, la multitud desafió una fría lluvia para esperar la famosa caída de la bola en Times Square, una tradición que se remonta a 1907. (REUTERS)En Nueva York, la multitud desafió una fría lluvia para esperar la famosa caída de la bola en Times Square, una tradición que se remonta a 1907. (REUTERS)

En Oriente Medio, los Emiratos Árabes Unidos recibieron el nuevo año con un espectáculo pirotécnico desde el Burj Khalifa de Dubái, el rascacielos más alto del mundo con 830 metros.

Unas luces láser acompañaban el espectáculo y formaban mensajes como “Abrazados de nuevo”, en una aparente referencia a las restricciones anticovid que empiezan a pasar a la historia.

Pero el virus no ha desaparecido como demuestra la situación en China que, tras desmantelar su estrategia de contención, se enfrenta a un repunte de contagios que presiona hospitales y crematorios y ha llevado a cancelar algunos festejos.

En Oriente Medio, los Emiratos Árabes Unidos recibieron el nuevo año con un espectáculo pirotécnico desde el Burj Khalifa de Dubái, el rascacielos más alto del mundo con 830 metros. (REUTERS)En Oriente Medio, los Emiratos Árabes Unidos recibieron el nuevo año con un espectáculo pirotécnico desde el Burj Khalifa de Dubái, el rascacielos más alto del mundo con 830 metros. (REUTERS)

“Todavía estamos en un momento difícil”, pero “la luz de la esperanza está ante nosotros”, afirmó el presidente Xi Jinping en un discurso televisado de Año Nuevo.

(Con información de AFP)

Previous post Difundieron las primeras imágenes del cuerpo de Benedicto XVI en la capilla ardiente del Vaticano
Next post Los 8 eventos deportivos imperdibles del 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *