Cortesía

Los diputados de la Asamblea Legislativa aprobaron la Ley de Especialidades de las Profesiones Médicas, una normativa que conlleva a la creación del Consejo Nacional de las Especialidades Médicas (CONADEM), que regulará la implementación de esta.

Con 66 votos, los diputados de la Asamblea Legislativa aprobaron la implementación de la Ley de Especialidades de las Profesiones Médicas, con el fin de regular la certificación periódica de profesionales de diferentes ramas de la medicina, tanto de la salud humana como animal.

De acuerdo a lo discutido en la sesión plenaria número 150, con esta legalización se garantizará una mejor atención a la población. También se podrá evitar los casos de malas praxis, pues los médicos deberán actualizar cada cierto tiempo sus conocimientos.

Con los 57 artículos que integran esta disposición no solo se beneficiarán a los salvadoreños, sino también al gremio médico, debido a que se eliminarán las barreras de la injusticia, pues muchos de ellos han estudiado hasta más de 10 años para obtener una especialidad.

Actualmente, existen personas sin título universitario que se atreven a atender a la población y es ahí en donde se originan los errores médicos, que incluso culminan en la muerte de los pacientes.

“Es necesario que el profesional médico esté actualizado con estos avances tecnológico. Además, esto va a prohibir que gente que no es profesional de la salud ejerza procedimientos médicos que impliquen llevar hasta la muerte a los pacientes”, externó el Presidente de este Órgano de Estado, Ernesto Castro.

En resumen, entre los puntos importantes de este marco jurídico se destacan tres elementos: Se elevará el estándar del nivel de atención a los pacientes; habrá una protección a la población con esta ley, porque hoy sí se van a garantizar las especialidades médicas; y finalmente, los profesionales de la salud tendrán una formación continua.

“En esta legislatura, nuestra máxima prioridad ha sido proteger la vida de los salvadoreños y bajo la experiencia de los médicos, sin injerencia alguna como se hizo en las anteriores Asambleas Legislativas, es que buscamos implementar esta normativa”, comentó el jefe de la fracción de Nuevas Ideas, Christian Guevara.

El parlamentario destacó la importancia de esta ley, cuya propuesta emitida por parte de profesionales de la salud el pasado 16 de enero, busca evitar errores mortales pues “el error de un ingeniero o de un arquitecto se cae, pero el error de un médico es la muerte”, aseguró.

Ante esto, el diputado José Urbina dijo que “esta normativa cumple con la visión sanitaria por encima de lo político y es que es la protección de los salvadoreños, porque ellos ponen su vida en manos de los especialistas”.

Con la ley, abonó Urbina, se cerrará la puerta a los charlatanes o a los médicos generales que se atreven a atender a usuarios sin conocimientos suficientes de la especialidad que requiere este y, además, se les pondrá un tope a los monopolios de esta área.

Ley contará con una institución reguladora: CONADEM

Para regular la implementación de esta normativa se creará una autoridad competente denominada Consejo Nacional de las Especialidades Médicas (CONADEM), la cual velará por los médicos en general y por los doctores veterinarios.

“Esta ley da vida al CONADEM y este será el único ente para acreditar, certificar y recertificar cada una de las especialidades, Será la única institución a cargo de emitir las normativas técnicas para implementar la presente ley”, comunicó el Presidente Castro.

De igual manera, la legisladora Suecy Calleja expresó que “con la creación de este ente, se pretende unificar los procedimientos de autorización del ejercicio de los profesionales de la salud, así como la vigilancia por parte del Estado”.

Esta será una institución descentralizada, con autonomía funcional y técnica y adscrita al Ministerio de Salud (MINSAL), como ente rector del sistema de salud para regular lo que contempla la ley.

Dicho organismo emitirá las credenciales de especialidad o subespecialidad para el ejercicio de la profesión en cualquier rama de la medicina, tanto humana como animal, para un período de cinco años prorrogables previa aprobación de una cantidad de unidades valorativas exigidas por la ley; así como la emisión de todas las normativas de regulación necesaria para aplicarla.

También actualizará la normativa técnica, cuando sea necesario, en función de los avances científicos y tecnológicos de acuerdo a las necesidades del sistema de salud.

Cuando entre en vigencia la normativa, los profesionales de salud tendrán seis meses para presentar atestados y así estar acreditados para el ejercicio de sus funciones.

“Estamos hablando de un gremio que ya ejerce como médico y quien está tranquilo y tiene sus cosas en regla rápido puede presentar sus atestados. Sin embargo, se dará un periodo de seis meses para que tranquilamente puedan hacer ese proceso”, comentó la parlamentaria Calleja. “En El Salvador tenemos que estar conscientes de que se debe de regular lo público, pero también lo privado”, agregó.

En la regulación se establece un régimen sancionatorio, con la finalidad de salvaguardar el correcto ejercicio profesional y el derecho de salud de calidad de las personas, implicando desde sanciones pecuniarias hasta la suspensión del ejercicio médico profesional.

Los aportes recibidos en la comisión

Durante varias jornadas de trabajo, los diputados que integran la Comisión Política recibieron a funcionarios de diferentes instituciones y profesionales de la salud, quienes expusieron el problema al no contar con una ley que regule las acreditaciones médicas.

“Esto fue una iniciativa del gremio médico y profesionales de la salud, así que nosotros la leímos, la discutimos, la estudiamos junto al sector en referencia”, puntualizó el parlamentario Castro.

El estudio de esta regulación requirió recibir a representantes de la Federación de Profesionales de la Medicina (FEDEMED); a la directora del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), Mónica Ayala; al presidente del Consejo Superior de Salud Pública (CSSP), Elías Quinteros.

También al presidente de la Junta de Vigilancia de la Profesión Médica, Carlos Ramos; a la jefa del departamento de enfermería del ISSS y miembro activa de la Asociación Nacional de Enfermería de El Salvador (ANES), María Jovel; y al ministro de Salud, Francisco Alabi.

Finalmente, obtuvieron insumos de parte de Julio Rodríguez, presidente de la Asociación de Prostodoncia de El Salvador (ASPROES) -filial de la Sociedad Dental de El Salvador (SODE)- y del jefe de inspectores de la Junta de Vigilancia de la Profesión Odontológica, René Penado.

Previous post Alcaldía inicia limpieza en tragantes, tuberías y pozos, previo al inicio de la época invernal
Next post Biden le dijo a Netanyahu que el apoyo de Estados Unidos dependerá de las medidas que tome Israel para proteger a civiles en Gaza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *