Cortesía/La Edición

John D. Rockefeller fue una vez el individuo más rico del mundo y el primer multimillonario. A los 25, controlaba una de las refinerías de petróleo más grandes de los Estados Unidos, y a los 31, era el refinador de petróleo más grande a nivel mundial. Con 38, logró el 90% del petróleo refinado en los Estados Unidos.

A los 50 años, era el hombre más rico del país. Toda su vida, desde sus decisiones hasta sus relaciones, se centró en construir su poder personal y riqueza.

Sin embargo, a los 53, la salud de Rockefeller se deterioró drásticamente. Sufrió un dolor inmenso, perdió todo su cabello y apenas podía comer nada más que sopa y galletas. A pesar de su riqueza, era miserable. Sus médicos predijeron que no viviría un año más.

Enfrentando su mortalidad, Rockefeller tuvo una epifanía. Se dio cuenta de que su vasta riqueza no tenía sentido si no podía llevársela con él. Reconociendo esto, tomó una decisión significativa.

Llamó a sus abogados, contadores y gerentes, declarando su intención de dedicar su riqueza a hospitales, investigación y causas caritativas. Esto llevó a la creación de la Fundación Rockefeller, que financió importantes descubrimientos médicos, incluyendo la penicilina y curas para la malaria, la tuberculosis y la difteria.

Notablemente, una vez que Rockefeller comenzó a dar algo, su salud mejoró dramáticamente. Aunque se esperaba que muriera a los 53, vivió hasta la edad de 98 años.

Rockefeller descubrió el poder de la gratitud y la filantropía, regalando la mayoría de su riqueza. Este acto no sólo lo curó, sino que también lo completó.

En sus últimos años, reflexionó en su diario:

“Dios me enseñó que todo le pertenece a Él, y yo soy simplemente un canal para cumplir sus deseos. Mi vida ha sido un viaje largo y feliz; lleno de trabajo y juego. Dejé ir la preocupación, y Dios fue bueno conmigo todos los días. ”

John Davison Rockefeller, nacion un 8 de julio de 1839 – y fallecio un 23 de mayo de 1937, fue Fundador de Standard Oil.

Previous post El papa Francisco criticó el populismo: “Ciertas formas de asistencialismo son hipocresía social”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *