Por qué huyo de Afganistán a pesar de las promesas de los talibanes

De Annie Banerji  Fundación Thomson Reuters

Shkula Zadran sueña con convertirse en profesor universitario. No confía en que los talibanes permitan que las mujeres sigan trabajando y estudiando.

Por Annie Banerji (Fundación Thomson Reuters) –  Shkula Zadran, una estudiante universitaria de 26 años, se prepara para salir de la capital afgana, Kabul, porque teme ser asesinada por los talibanes, que tomaron el poder el domingo.

Los talibanes han asegurado que respetarán los derechos de la mujer en el marco de la ley islámica.

Zadran, quien estudió una maestría en relaciones internacionales, es escéptico.

Esta es su historia contada a Annie Banerji, corresponsal de la Fundación Thomson Reuters:

He estado ocupado empacando los últimos días y tratando de reunir todo lo que pueda para irme.

Hoy salí de mi casa por primera vez (desde el domingo). Vine a casa de mi amigo. Vi a algunos talibanes (soldados) en el camino, pero todo fue normal.

No hay muchas mujeres deambulando. Pero un amigo me dijo que vio a las niñas yendo a la escuela, a las universidades, por supuesto, con cambios en su apariencia y vestimenta. Están mucho más cubiertos que antes.

Pero eso está bien. Eso no es gran cosa siempre que se les permita continuar sus estudios y trabajar.

¿Qué va a pasar? No está nada claro. Esta incertidumbre está alimentando mi decisión de irme.       

Si miramos la reputación de los talibanes, su régimen anterior y toda la confusión que siguió, es muy difícil confiar en ellos.

Mi familia y yo estamos preocupados de que tal vez cambien su postura actual en unos días, o tal vez comiencen registros de casa en casa. Puede que nos maten.

Mi familia tiene antecedentes políticos. He sido un crítico vocal de los talibanes. No estamos seguros de si sobreviviremos aquí o no, y por eso nos vamos. Quizás por un corto tiempo, quizás por algunos años. Pero no para siempre.

Tengo este sueño en mi corazón de volver algún día. Pero solo cuando mi vida no está en riesgo, cuando tengo la oportunidad de contribuir, trabajar y crecer.

Cuando vuelva, quiero empezar a enseñar en universidades. También quiero ser una defensora de los derechos de las mujeres, los derechos humanos, la justicia transicional y la resolución de conflictos en Afganistán.

Me gustaría pedir a los talibanes que den seguridad a sus críticos. Estoy dispuesto a trabajar con ellos si es necesario.

Deben asegurar la inclusión significativa de las mujeres en los roles de toma de decisiones, estratégicos y políticos. Nuestro espacio de trabajo no debe limitarse a trabajos simples y de baja remuneración al margen.

Las mujeres pueden jugar un papel muy importante en la resolución de conflictos y las negociaciones de paz porque no contribuyen mucho a la guerra. Pueden ser muy imparciales.

Si marginan a los jóvenes o las mujeres, entonces una cosa es segura: no podrán gobernar este país o su gente por mucho tiempo. Colapsarán como cualquier otra dictadura.

Tengo unas raíces muy fuertes aquí. Nací y crecí aquí. Tengo mi casa, mis amigos, mis familiares aquí.

Extrañaré mi hogar. Hace una semana, asistí a mi última conferencia antes de las vacaciones de semestre. Todos vinieron a la universidad con ropa muy bonita. Las chicas venían con tacones altos y maquilladas. Todo fue muy vibrante y feliz.

Tomamos fotos después de nuestra última conferencia, pero solo unos días después todo se derrumbó.

He tenido una vida muy hermosa en Kabul. Solíamos ir a restaurantes, ir de compras, jugar a los bolos y a nadar. Solía ​​ir a mis clases de música. Caminábamos libremente de un lugar a otro, niños y niñas juntos.

Todo eso parece un sueño ahora.

Pero estas no son prioridades. No me importa ir a nadar o aprender música mientras haya paz, mientras haya ley y orden. No quiero más caos.

Esta entrevista fue abreviada y editada para mayor claridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Us