Wall Street cerró con ganancias de la mano de los buenos resultados de Apple y la caída del desempleo en Estados Unidos

Tras cuatro días en rojo, los inversores terminaron la semana en positivo, arrastrados por el buen reporte de la compañía de Cupertino

Cortesía tomado de Infobae

Foto de archivo ilustrativa de compradores haciendo fila en la tienda de Apple de Quinta Avenida para adquirir en iPhone 14 en Manhattan (REUTERS/Andrew Kelly/)

Apple encabezó el viernes una subida generalizada en Wall Street después de que la empresa más influyente del mercado presentara unos beneficios mejores de lo esperado. Las acciones de los deprimidos bancos también saltaron para recuperar una pizca de sus fuertes pérdidas de una semana brutal.

El S&P 500 subió un 1,8%, aunque registró una modesta pérdida en una semana que fue la peor en casi dos meses. El Promedio Industrial Dow Jones subió 546 puntos, un 1,7%, mientras que el compuesto Nasdaq repuntó un 2,2 por ciento.

Los rendimientos del Tesoro subieron en el mercado de renta fija después de que un informe mostrara que la contratación se aceleró en toda la economía mucho más de lo esperado el mes pasado. El informe de empleo del gobierno de EEUU también mostró que los trabajadores obtuvieron mayores aumentos salariales en abril de lo esperado.

Trabajadores en la bolsa de valores de Nueva York (REUTERS/Brendan McDermid)Trabajadores en la bolsa de valores de Nueva York (REUTERS/Brendan McDermid)

Aunque son buenas noticias, sobre todo cuando muchos economistas temen que este año llegue la recesión, los datos también hacen temer que la inflación se mantenga alta y empuje a la Reserva Federal a mantener los tipos de interés más altos. Esto, a su vez, mantendría la presión sobre una economía ya en desaceleración.

Los datos hicieron poco por reducir el amplísimo abanico de posibilidades que los inversores pronostican para la economía, desde una dolorosa recesión hasta un aterrizaje suave, dijo Bill Northey, director de inversiones de U.S. Bank Wealth Management.

“El informe de empleo de hoy ha dado a los alcistas y a los bajistas algo en lo que apoyarse”, dijo.

Los elevados tipos de interés ya han provocado grietas en el sistema bancario estadounidense, y los temores sobre qué puede ser lo próximo en caer han sacudido al sector. Esta semana comenzó con el embargo por parte de los reguladores del First Republic Bank, que se convirtió en la tercera gran quiebra de un banco estadounidense desde marzo.

Los inversores han estado a la caza del próximo posible eslabón débil del sistema y han hecho bajar los precios de las acciones de aquellos que se veían en riesgo de sufrir un éxodo repentino de clientes. Todo ello mientras los bancos protestaban por la estabilización o el fortalecimiento de los niveles de depósitos. Varios de los más afectados recuperaron parte de sus fuertes pérdidas el viernes, lo que contribuyó al optimismo.

Los operadores reaccionan mientras el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, pronuncia un discurso en una pantalla, en el parqué de la Bolsa de Nueva York (REUTERS/Brendan McDermid)Los operadores reaccionan mientras el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, pronuncia un discurso en una pantalla, en el parqué de la Bolsa de Nueva York (REUTERS/Brendan McDermid)

Lo que preocupa es que la caída de las cotizaciones bursátiles de los bancos pueda crear un círculo vicioso que haga que los clientes pierdan la fe y retiren sus depósitos, lo que a su vez suscitaría más temor en el sistema.

Apple no subió tanto como esos bancos el viernes, pero sus movimientos son más contundentes. Apple es la acción más valiosa de Wall Street, lo que confiere a sus movimientos un peso extraordinario en el S&P 500 y otros índices.

Su subida del 4,7% la convirtió en la mayor fuerza, con diferencia, del S&P 500. El fabricante del iPhone registró una caída de los beneficios y los ingresos, pero los resultados superaron las moderadas expectativas de los analistas.

Los resultados de los tres primeros meses del año han sido similares en el conjunto del mercado. Los analistas llegaron a esta temporada de presentación de resultados con bajas expectativas, dados los altos tipos de interés y la ralentización de la economía, pero la mayoría de las empresas lo han hecho mejor de lo que se temía.

En el mercado de bonos, los rendimientos saltaron inmediatamente después del informe de empleo, ya que los operadores apostaron por que empujaría a la Fed a mantener los tipos altos durante más tiempo de lo previsto.

El miércoles, la Reserva Federal declaró que no estaba segura de cuál sería su próximo movimiento, tras elevar su tipo de referencia hasta una horquilla de entre el 5% y el 5,25%, desde prácticamente cero a principios del año pasado. Ha estado subiendo los tipos al ritmo más rápido en décadas para reducir la inflación, pero eso funciona ralentizando la economía y perjudicando los precios de la inversión.

Muchos operadores esperan que la Fed mantenga los tipos estables en su próxima reunión de junio, lo que sería la primera vez que ocurre en más de un año. Después de eso es donde las expectativas divergen.

La Reserva Federal ha insistido en que ve que la inflación desciende lentamente, lo que significaría que los tipos se mantendrían altos durante un tiempo, si es que no suben más en caso de que la inflación se reacelere. Muchos operadores, mientras tanto, ven que la economía se debilita tanto que la Reserva Federal tendrá que recortar los tipos a finales de este año.

A la incertidumbre se añade lo que surja de las turbulencias del sector bancario estadounidense. Si hace que los bancos retraigan sus préstamos, eso podría actuar como subidas de tipos que asfixien aún más a la economía.

El informe de empleo del viernes ofreció noticias alentadoras y desalentadoras, dependiendo de la perspectiva de cada uno.

Las sólidas cifras de contratación reafirman que el mercado laboral sigue resistiendo. Está apuntalando el resto de la economía, que ya ha empezado a ralentizarse bajo el peso de unos tipos de interés mucho más altos.

Pero lo que más preocupa a los pesimistas es el aumento del 4,4% de los salarios de los trabajadores con respecto al año anterior. El temor es que unos aumentos salariales demasiado fuertes empujen a las empresas a subir los precios de sus propios productos y a tomar otras medidas que creen un círculo vicioso que mantenga alta la inflación. Eso, a su vez, podría presionar a la Reserva Federal para que mantuviera los tipos más altos durante más tiempo, lo que podría provocar más rupturas más allá de la Primera República.

El rendimiento del Tesoro a 10 años subió al 3,43% desde el 3,38% del jueves. Ayuda a fijar los tipos para hipotecas y otros préstamos importantes.

En total, el S&P 500 subió 75,03 puntos, hasta los 4.136,25 puntos. El Dow ganó 546,64 puntos, hasta los 33.674,38, y el Nasdaq subió 269,01 puntos, hasta los 12.235,41.

(Con información de AP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Us