Guatemala, ¡que mal ejemplo!

El escándalo que generó el congreso guatemalteco, dilatando la posesión del nuevo presidente Bernardo Arévalo, es el último episodio de una película de corrupción que involucra al ahora expresidente Alejandro Giamattei y a su pareja, Nicolás Martínez

Francisco Santos

Por Francisco Santos/Cortesía Infobae

El nuevo presidente de Guatemala Bernardo Arevalo. REUTERS/Cristina Chiquin

El bochornoso escándalo que generó el congreso guatemalteco, dilatando la posesión del nuevo presidente Bernardo Arévalo, es apenas el último episodio de una película de corrupción, utilización de poderes públicos y manipulación política de todos lados que deja a ese país y a una parte de su clase política muy mal parada.

14/01/2024 Constituido el nuevo Congreso de Guatemala tras varias horas de retraso.

El presidente electo de Guatemala, Bernardo Arévalo, y su 'número dos', Karin Herrera, se han desplazado hasta el Teatro Nacional para su investidura tras la constitución del Congreso guatemalteco, que se ha retrasado varias horas sobre lo previsto y que ha dejado a los diputados de su partido, el Movimiento Semilla, sin bancada, teniendo que asumir sus cargos como independientes.

POLITICA INTERNACIONAL
CONGRESO DE GUATEMALA

Te puede interesar:Después de horas de tensión, Arévalo juró como presidente de Guatemala pese a la arremetida judicial

Lo primero es reconocer que la sociedad guatemalteca está muy por encima de ese sector de la clase dirigente que trató de impedir la llegada de Arévalo a la Presidencia. Da un respiro, y algo de optimismo, saber que los guatemaltecos no se dejaron influir ni coaccionar por quienes trataron de evitar que Arévalo pasara de la primera vuelta, que también trataron de impedir que se presentara a la segunda vuelta y que se reconociera su triunfo, para finalmente tener que ver cómo se posesionaba frente a toda la comunidad internacional.

El expresidente de Guatemala, Alejandro Giammattei. EFE/ Lenin Nolly
El expresidente de Guatemala, Alejandro Giammattei. EFE/ Lenin Nolly

La historia involucra al presidente de Guatemala Alejandro Giamattei y a su pareja, Nicolás Martínez, por cierto, sancionado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por flagrantes actos de corrupción. Ambos personajes sabían que si Arévalo pasaba a la segunda vuelta los barría en el balotaje y perderían la impunidad que necesitaban ante los problemas de corrupción que ambos tienen.

Te puede interesar:La Corte de Constitucionalidad de Guatemala rechazó un nuevo intento de frenar la investidura de Bernardo Arévalo

Bernardo Arévalo, nacido en Uruguay, es hijo de Juan José Arévalo, quien fue presidente de Guatemala de 1945 a 1951, período de democracia que moriría 3 años después cuando Estados Unidos y la CIA patrocinaron un golpe de Estado contra el presidente democrático Jacobo Arbenz. Esto sin duda es relevante, pues la intervención de Estados Unidos en el más reciente proceso electoral fue casi tan brutal y obvia como la de hace 70 años.

Cuando Arevalo pasó a la segunda vuelta, Martínez comenzó a operar para detener lo que para ellos era un desastre político. Trataron de frenar su paso alegando fraude y para presionar al Tribunal Electoral abrieron una investigación en su contra por un contrato. 108 congresistas desaforaron a unos miembros de ese tribunal y ahí comenzó de manera flagrante la intervención de la Casa Blanca. Le quitaron la visa a esos 108 congresistas, algo nunca visto en la historia del continente. El mensaje de Washington era claro, Arévalo pasa a segunda vuelta.

14/01/2024 Constituido el nuevo Congreso de Guatemala tras varias horas de retraso.14/01/2024 Constituido el nuevo Congreso de Guatemala tras varias horas de retraso.

Arévalo ganó de manera abrumadora, pues el hastío de los guatemaltecos con el gobierno de Giammattei era absoluto, algo parecido a lo que hoy sucede en Colombia con Gustavo Petro. La candidata Sandra Rojas se negó a reconocer el resultado, pero el presidente Giammattei sí reconoció la victoria de Arévalo. Sin embargo, impulsó otra acción para frenarlo, al tratar de invalidar a su partido Semilla, acusándolo de utilizar firmas falsas en la creación de esta organización política. Lo mismo había pasado 4 años atrás, pero todo se solventó.

La presión americana continuó y el inédito tema de las visas de los congresistas fue ‘aliciente’ suficiente para que todos los tribunales se alinearan y dieran a Arévalo como ganador; sin embargo, la demanda en contra de la creación del movimiento y las firmas siguió adelante, inhabilitaron el partido y eso generó un lío en el Congreso.

Finalmente, Bernardo Arévalo se posesionó. Un hombre decente, socialdemócrata, que condena las dictaduras de Maduro y Ortega. Sus nombramientos en el gabinete han sido de personas técnicas, aunque algunas sin experiencia; la verdad, la llegada al poder de este personaje simbólico es un respiro para Guatemala y, quizás, el comienzo de un giro político en un país donde el narcotráfico y la corrupción son sistémicos.

15/01/2024 El presidente de Guatemala, Bernardo Arévalo
POLITICA CENTROAMÉRICA GUATEMALA
PRESIDENCIA DE GUATEMALA
15/01/2024 El presidente de Guatemala, Bernardo Arévalo POLITICA CENTROAMÉRICA GUATEMALA PRESIDENCIA DE GUATEMALA

La estupidez de esa clase dirigente que trató de impedir la llegada de Arévalo le hizo un gran favor al populismo de Gustavo Petro, pues sus acciones le dieron legitimidad al falso discurso que despliega en el continente -y obviamente en su país- de que hay una derecha que no quiere el cambio y se aferra al poder. Ni hablar del regalo que le dieron a Iván Velásquez, quien salió por la puerta de atrás por utilizar la CISIG para hacer política y reemplazar a la justicia en vez de fortalecerla. Velásquez y la CISIG se reivindicaron. Que horror.

Te puede interesar:La OEA, la UE, EEUU y las delegaciones extranjeras exigieron al Congreso de Guatemala que le entregue el poder a Arévalo

Estados Unidos ahora saca pecho al intervenir de manera descarada en este proceso electoral, tal y como lo hizo hace siete décadas. Quizás el fin es válido, pero la forma genera, por lo menos, dudas. Además, el personaje que maniobró esta intervención desde la Casa Blanca, Juan González, es el que se sienta a manteles con Maduro; deja libre a uno de los personajes más corruptos del continente, Alex Saab; libera a los sobrinos narcotraficantes de la esposa del dictador venezolano y su socio en la política con Venezuela es el mafioso Jorge Rodríguez.

Hoy por hoy el Departamento de Estado es un espectador en la política exterior de Estados Unidos, por lo menos en América Latina. Es el Consejo de Seguridad quien la maneja y es una política ad-hoc. De ahí esa incoherencia que hay entre el manejo de la situación en Guatemala y en Venezuela. Depende del sentir de un personaje y ante la falta de un proceso o del profesionalismo del Departamento de Estado tiene vaivenes como el antes expuesto.

Claro, esa transferencia de poder en materia de política exterior del Departamento de Estado al Consejo de Seguridad en la Casa Blanca viene de antes, desde Condolezza Rice con George Bush. Obama fortaleció esa directriz, tanto que la política hacia Cuba y hacia Irán se manejó desde el Consejo de Seguridad. Con Trump se consolidó esa tendencia, tanto que la política hacia América Latina la manejó como asistente de Seguridad Nacional, Mauricio Claver.

En el actual gobierno se mantuvo absolutamente esa política y en el Consejo de Seguridad Juan González pasó a ocupar el cargo de Claver. Ambos actúan de manera idéntica, aunque con objetivos distintos. Triste decirlo, pero el Departamento de Estado, por lo menos en Washington, no existe para la región.

Guatemala tiene un buen presidente y, por ahora, ese es el final de esta historia. Vamos a ver cómo le va. Por lo menos tiene un gran amigo en la Casa Blanca. Como lo tiene Maduro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Us