Otra guerra puede explotar en la frontera norte de Israel

Los funcionarios israelíes ven a Hezbollah como una amenaza inaceptable

Por The Economist

Reservistas israelíes y equipos de tanques participan en maniobras de formación en el frente libanés, en los Altos del Golán controlados por Israel, el 4 de enero de 2024. (AP Foto/Ohad Zwigenberg)

El brillante sol de invierno juega sobre las cuevas de los acantilados picados de viruela y las vistas del Mediterráneo son idílicas. Sin embargo, si se observa más de cerca la aparentemente pacífica vista desde el punto donde la frontera de Israel con Líbano se encuentra con el mar, la amenaza acecha. Patrulleras navales merodean cerca de la costa, con sus cañones preparados. Una atracción turística normalmente popular está desierta, salvo por los vehículos blindados. Un corto trayecto en coche por la ladera boscosa de la montaña, justo al sur de la valla fronteriza, revela docenas de vivacs camuflados donde se han desplegado paracaidistas de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) desde el 7 de octubre, día del devastador ataque sorpresa de Hamás contra comunidades israelíes y bases del ejército en el sur.

People rally calling for the release of hostages kidnapped on the October 7 attack by Palestinian Islamist group Hamas, amid the ongoing conflict between Israel and the Palestinian Islamist group Hamas, in Tel Aviv, Israel, December 30, 2023. REUTERS/Clodagh Kilcoyne

Te puede interesar:Israel y Hamas siguen muy distantes en sus posiciones sobre un nuevo acuerdo de rehenes

Aunque el paisaje es tranquilo, aumentan rápidamente los riesgos de una guerra en toda regla entre Israel Hezbollah, el partido y la milicia libaneses apoyados por Irán. Sobre todo desde la explosión del 2 de enero en el barrio de Dahiye de Beirut, principal bastión de Hezbollah. La explosión, atribuida a un ataque israelí con aviones no tripulados, mató a Saleh al-Arouri, alto dirigente de Hamás próximo a Irán, así como a varios otros comandantes. Hezbollah respondió diciendo que la matanza no quedaría sin “castigo” y que tiene “el dedo en el gatillo”. Incluso antes de este ataque, algunos funcionarios europeos temían que el frente estallara en cuestión de días o semanas

A la tensión y la incertidumbre se sumaron dos explosiones el 3 de enero en la ciudad iraní de Kerman, que mataron a casi 100 personas cerca de la tumba de Qassem Suleimani. Muchas de ellas se habían reunido para rendir homenaje al comandante de la Fuerza Quds, el ala de operaciones en el extranjero del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC), asesinado en un ataque estadounidense hace cuatro años. Irán culpó primero a los “terroristas” y luego a Estados Unidos e Israel de las últimas explosiones.

Los riesgos de guerra en la frontera libanesa se dispararon por primera vez en las horas y días inmediatamente posteriores al ataque de Hamás contra Israel, que temía que el aliado de Hamás, Hezbollah, estuviera a punto de llevar a cabo un ataque similar. Muchos de los cientos de miles de reservistas convocados ese día fueron enviados al norte. Al anochecer, divisiones enteras estaban desplegadas cerca de la frontera, conocida como la línea azul.

Te puede interesar:Nueva jornada de fuego cruzado entre Hezbollah e Israel: al menos tres terroristas fueron abatidos

Los altos mandos de la seguridad israelí, incluido el ministro de Defensa, Yoav Gallant, eran partidarios de llevar a cabo un ataque preventivo contra Hezbollah. La cuestión siguió en el aire hasta que Benny Gantz, el general más pragmático y ahora líder del partido centrista, se incorporó al gobierno el 11 de octubre. Los llamamientos a la moderación del presidente estadounidense, Joe Biden, que desplegó un grupo de ataque de portaaviones frente a la costa libanesa, también contribuyeron a convencer a los israelíes de que esperaran. En una visita a Israel el 18 de octubre, Biden lanzó una advertencia. “A cualquier Estado o cualquier otro actor hostil que esté pensando en atacar Israel”, dijo. “No lo hagan. No lo hagan. No lo hagan”.

Lo que siguió fue una serie mortal de ataques de ojo por ojo, con Hezbollah disparando misiles y aviones no tripulados todos los días contra objetivos civiles y militares israelíes e Israel lanzando contraataques. En su mayor parte, ambas partes han atacado objetivos cercanos a la frontera, de acuerdo con las reglas tácitas de enfrentamiento establecidas a lo largo de los años. En Israel y Líbano, decenas de miles de civiles han huido de los combates, y ciudades como las israelíes Shlomi y Kiryat Shmona se han convertido en ciudades fantasma. En tres meses, Hezbollah ha perdido a más de 146 de sus combatientes, mientras que 15 israelíes han muerto a causa de los misiles. También han muerto tres periodistas del lado libanés.

Te puede interesar:Blinken encabezará una nueva gira por Oriente en medio del temor por una escalada regional de la guerra

Existe un precedente de esta situación. En 2006, Hezbollah lanzó una incursión transfronteriza y atacó una patrulla del IDF, matando a cinco soldados y llevándose dos de los cadáveres. El conflicto se convirtió rápidamente en una guerra de 34 días en la que ambos bandos se bombardearon mutuamente. El FDI lanzó una gran operación terrestre en el interior de Líbano, pero Hezbollah le plantó cara. Líbano fue el país que más sufrió, con más de mil civiles muertos y daños masivos en las infraestructuras.

Hezbollah insiste en definirse como un movimiento de “resistencia” y ha acumulado un formidable arsenal de unos 150.000 misiles. Unos cientos de ellos tienen el alcance y la precisión necesarios para alcanzar cualquier punto de Israel. Se jacta de tener hasta 100.000 combatientes (el número real es probablemente la mitad), muchos de los cuales adquirieron experiencia reciente en la batalla en Siria, donde Hezbollah apoyó al régimen de Bashar al-Assad durante una década de guerra civil.

Mantener la calma

El funeral de Abbas Raad, un alto mando de Hezbollah figure que resultó muerto en un ataque israelí en Beit Yahoun, en el sur del Líbano, en noviembre REUTERS/Alaa Al-MarjaniEl funeral de Abbas Raad, un alto mando de Hezbollah figure que resultó muerto en un ataque israelí en Beit Yahoun, en el sur del Líbano, en noviembre REUTERS/Alaa Al-Marjani

Estas son razones de peso para que Israel evite una guerra total, pero tras el ataque sorpresa de Hamás, algunos altos funcionarios de seguridad israelíes creen que su país no puede permitir que tales amenazas permanezcan en su frontera. Sostienen que Israel debe tomar la iniciativa, sobre todo teniendo en cuenta que la Fuerza Radwan de élite de Hezbollah ha sido entrenada para atacar territorio israelí con las mismas tácticas que Hamás utilizó en su ataque contra comunidades y bases militares israelíes.

Un portavoz del ejército israelí afirma que el IDF “ya está librando una guerra”, aunque “en este momento seguimos en modo de defensa”. Los mandos observan los pueblos y kibutzim cercanos vacíos y afirman que para ellos la misión “no está completada mientras nuestros civiles no puedan volver a casa en paz y Hezbollah siga aquí, en la frontera”. Los soldados israelíes, actualmente ocupados en localizar y destruir desde lejos los equipos de misiles de Hezbollah, están preparados para pasar a la ofensiva.

Funcionarios occidentales afirman que el IDF tiene capacidad militar para abrir un segundo frente, incluso mientras dure la guerra en Gaza, y para envolver rápidamente posiciones de Hezbollah cerca de la frontera en cuestión de horas. Aunque en algunos momentos ha parecido inevitable una conflagración mayor, persisten los esfuerzos por apaciguar la situación. Hezbollah ha retirado combatientes de posiciones situadas junto a la valla a otras a unos 2-3 km de la frontera. Puede que se trate sólo de una retirada táctica, pero también es una señal a israelíes y estadounidenses de que quiere evitar un combate. Mientras tanto, el IDF ha reducido ligeramente sus efectivos, aunque siguen siendo mucho mayores que antes del 7 de octubre. Los israelíes están preparados para pasar a la ofensiva en cualquier momento.

Ambas partes tienen razones de peso para evitar una escalada. Israel está inmerso en una sangrienta campaña sobre el terreno en Gaza y ha perdido unos 1.400 ciudadanos y soldados desde el 7 de octubre. Hezbollah, por su parte, sabe que no se hará popular invitando a la represalia israelí, sobre todo porque muchos libaneses recuerdan la destrucción de la guerra de 2006 y asisten a la devastación de Gaza, donde han muerto más de 22.000 palestinos, la mayoría civiles. Irán, que ha visto cómo Israel destruía gran parte de las capacidades militares de Hamás, se resiste a dilapidar su inversión en Hezbollah, que sirve de elemento disuasorio ante un ataque israelí contra las propias instalaciones nucleares iraníes.

Aun así, Irán ha estado utilizando libremente a sus apoderados en otros lugares de la región para mantener en vilo a Israel. Las milicias que respalda han lanzado cohetes contra Israel desde Siria y Yemen, mientras que en Irak atacan a las fuerzas estadounidenses. Los hutíes, que controlan gran parte de Yemen, también han perturbado el comercio mundial con ataques a buques de carga en el Mar Rojo. Una fuerza naval internacional dirigida por Estados Unidos ha intentado proteger el tráfico marítimo a través del estrecho de Bab el-Mandeb, una ruta clave que pasa por Yemen y conduce al canal de Suez. Pero las principales compañías navieras están desviando su ruta hacia Sudáfrica, lo que supone viajes más largos y costosos. Los buques occidentales han derribado varios misiles hutíes y hundido varias pequeñas embarcaciones hutíes.

Sin embargo, a Estados Unidos le está resultando difícil mantener su despliegue masivo en la región, que ha contribuido a apaciguar las hostilidades. El 1 de enero dijo que un grupo de portaaviones regresaría a la base, aunque un segundo sigue en las inmediaciones, al igual que una fuerza de Marines de unos 2.000 efectivos. Aun así, a Israel le preocupa que, a medida que Estados Unidos reduzca sus fuerzas, disminuya su capacidad para disuadir a Irán o a Hezbollah de atacar Israel.

La respuesta de Israel ha sido tratar de desarticular a los representantes de Irán sin provocar una reacción más amplia. El 25 de diciembre, un ataque aéreo que casi con toda seguridad llevó a cabo cerca de Damasco mató a Razi Mousavi, general de brigada de la Fuerza Quds de Irán. Razi Mousavi actuó durante muchos años como enlace entre el Irán y Hezbollah y otros grupos militantes armados por Irán en la región.

Desde el exterior se intenta enfriar la situación en la frontera libanesa. Un asesor cercano al presidente Biden ha estado visitando con frecuencia Israel y Líbano en un intento de mediar en un acuerdo que apacigüe la situación. La base para ello podría ser la Resolución 1701 de la ONU, aprobada al final de la guerra en 2006. Se supone que mantiene a las fuerzas de Hezbollah al norte del río Litani, que discurre aproximadamente paralelo a la frontera, a unos 29 km al norte. Pero el ejército libanés y la fuerza de mantenimiento de la paz de la ONU en Líbano, unifil, encargados de hacer cumplir la resolución, no lo han hecho.

Pero dejen de cavar túneles

Israel afirma que desde 2006 Hezbollah ha colocado cientos de lanzacohetes en edificios civiles en todo el sur de Líbano, desafiando la resolución de la ONU. En diciembre de 2018, el IDF reveló seis túneles transfronterizos excavados por Hezbollah para preparar futuros ataques. Hezbollah también ha instalado puestos de observación a lo largo de la frontera bajo la apariencia de un grupo ecológico de fachada llamado Verdes Sin Fronteras. Muchos de ellos han sido atacados por Israel desde el 7 de octubre.

Las conversaciones no se ven favorecidas por la disfuncional política libanesa. El país no tiene presidente desde octubre de 2022 y desde entonces lo dirige un gobierno provisional. Sin embargo, no es imposible llegar a algún tipo de acuerdo. En octubre de 2022, Israel y Líbano acordaron demarcar su frontera marítima para permitir la exploración y explotación de yacimientos de gas en alta mar en una zona que, según cada uno, pertenece a su zona económica exclusiva.

Y aunque los dirigentes de ambas partes son dados a las declaraciones grandilocuentes, en la práctica han demostrado ser cautos. Binyamin Netanyahu, el primer ministro israelí que más tiempo lleva en el cargo, lleva mucho tiempo actuando con moderación en respuesta a los ataques al otro lado de la frontera. Y Hassan Nasrallah, líder de Hezbollah durante más de tres décadas y el aliado más poderoso de Irán en la región, ha parecido reacio a provocar otra guerra tras calcular mal que Israel no respondería con contundencia a la incursión de Hezbollah en 2006.

La apuesta de Israel es que se mantenga cauto, aunque ataque a los dirigentes de Hamás en Líbano, y que prefiera retirar sus tropas al otro lado del Litani antes que arriesgarse a perderlas por un ataque israelí. “Nasrallah puede contener esto”, dice un oficial militar israelí. “Sigue siendo su decisión”.

© 2023, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Us