Ola de calor en América Latina: cuáles son los países más afectados

Chile enfrenta incendios forestales y registra temperaturas récord, mientras Argentina emite alertas por calor extremo en ocho provincias. En Brasil, los termómetros de Río de Janeiro se elevan por encima de los 42°C y Ecuador prevé un clima similar hasta febrero

Cortesía Infobae

El mapa con los países que están afectados en América Latina por la ola de calor

Desde Argentina hasta Colombia, Sudamérica experimenta los impactos devastadores de una ola de calor que ha desencadenado graves incendios forestales, amenazando la salud de las comunidades y afectando los ecosistemas. La situación se agrava con la presencia de incendios incluso en capitales como Bogotá, a medida que se intensifican los efectos del fenómeno de El Niño.

Te puede interesar:“Cortocircuito diplomático”: la repercusión en la prensa internacional del conflicto entre Javier Milei y Gustavo Petro

Jairo Guerrero, oficial en Gestión del Recurso Hídrico del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), explica que la ola de calor se debe principalmente al fenómeno de El Niño, caracterizado por un aumento de las temperaturas en el océano Pacífico, agravado por el cambio climático. La meteoróloga Bárbara Tapia Cortés de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) señala que la estación estival en Sudamérica, junto con El Niño presente desde mayo de 2023, contribuyen a eventos extremos de altas temperaturas.

Las altas temperaturas y condiciones meteorológicas propicias favorecen la proliferación de incendios forestales, llevando a Colombia a declarar desastre natural y solicitar ayuda internacional. Chile, enfrentando incendios forestales, registra temperaturas récord, mientras Argentina emite alertas por temperaturas extremas en ocho provincias. En Brasil, Río de Janeiro experimenta temperaturas superiores a los 42 grados °C, y Ecuador prevé altas temperaturas hasta febrero.

Las consecuencias de esta ola de calor son alarmantes. Colombia declara emergencia debido a la degradación de la calidad del aire y busca asistencia internacional. Se espera que el fenómeno de El Niño persista al menos hasta abril. De hecho, existe un 60% de probabilidad de que este evento climático se prolongue hasta la temporada que abarca los meses de abril a junio de 2024.

Una persona con dolor de cabeza en Colombia por el calor. Un experto explicó que uno de los síntomas más comunes cuando una persona está teniendo una ola de calor son los dolores de cabeza. -Crédito PixabayUna persona con dolor de cabeza en Colombia por el calor. Un experto explicó que uno de los síntomas más comunes cuando una persona está teniendo una ola de calor son los dolores de cabeza. -Crédito Pixabay

El reporte del Ideam para el fin de semana del 27 de enero en Bogotá es de tiempo seco; sin embargo, “el aumento de la nubosidad puede traer algunas precipitaciones ligeras en el norte y en el noroccidente de la ciudad”, mencionó Sierra.

Te puede interesar:¿Cómo será la inflación de las seis economías más grandes de Latinoamérica en 2024 y cómo le irá al Perú?

En Chile, el Servicio Nacional de Prevención y Respuesta ante Desastres (Senapred) emite alertas por incendios forestales, y Argentina advierte sobre temperaturas extremas en ocho provincias.

“La ola de calor, que está comenzando a afectar a la provincia de Buenos Aires y que viene afectando desde hace varios días a parte de la Patagonia y al centro oeste de Argentina (Mendoza, Neuquén, La Pampa, Río Negro y parte de Chubut) tiene que ver con un anticiclón que está ubicado frente a la costa de la provincia de Buenos Aires y de la costa de Uruguay y que está estancado, en un estado semi estacionario desde principios de la semana pasada. Y al parecer va a seguir estando allí sobre el Atlántico durante gran parte de esta semana y la próxima impidiendo que lleguen los frentes fríos del extremo sur de Argentina”. Así comenzó a explicar a Infobae el meteorólogo Sergio Jalfin el motivo de las altas temperaturas que rigen en todo el país.

Con él coincidió el licenciado en ciencias de la atmósfera del Centro de Recursos Naturales Renovables de la Zona Semiárida (CERZOS) del Conicet Carlos Zotelo, quien ahondó: “Los sistemas atmosféricos son centros de alta y baja presión que en las latitudes medias se mueven de este a oeste en forma de ondas. En condiciones normales, durante siete días la presión asciende, y los siguientes siete baja. Eso es la teoría, pero a veces esos sistemas se bloquean y eso impide su normal movimiento, lo cual imposibilita que avance el que viene detrás, que no puede ocupar el espacio”.

Ciudades brasileñas como Río de Janeiro reportan sensaciones térmicas cercanas a los 60°C, y Ecuador espera altas temperaturas en varias provincias.

Una mujer al protegerse del sol bajo una sombrilla en una avenida de Sao Paulo (Brasil), dónde los termómetros urbanos registraron una temperatura de 40 grados centígrados. EFE/Sebastião Moreira
Una mujer al protegerse del sol bajo una sombrilla en una avenida de Sao Paulo (Brasil), dónde los termómetros urbanos registraron una temperatura de 40 grados centígrados. EFE/Sebastião Moreira

Por su parte, Uruguay afrontará desde el próximo jueves 1 de febrero una ola de calor con máximas de entre 34 grados celsius y 38 grados celsius, que en principio se extenderá hasta el domingo 4 de febrero.

Te puede interesar:Esto puede hacer para evitar que las altas temperaturas lo enfermen

Así lo informó este lunes el Instituto Uruguayo de Meteorología en un comunicado en el que detalló que una masa de aire cálida afectará la región generando temperaturas extremas mínimas iguales o superiores a los 21 grados celsius a 24 grados celsius.

No obstante, remarcó que en las zonas donde se haya lluvias o tormentas aisladas las temperaturas podrían descender levemente en forma temporaria.

Por otra parte, Meteorología apuntó que los departamentos (provincias) afectados serán 15 de los 19 que tiene el país suramericano.

Algunas de las zonas que se verán afectadas serán Montevideo y Colonia del Sacramento, mientras que algunas de las que no la sufrirán son los balnearios de Piriápolis y Punta del Este.

Lima y varias regiones del Perú están sufriendo altas temperaturas, pero aún no llegan a su pico máximo de calor. De acuerdo al ex presidente del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (Senamhi), Patricio Valderrama, la capital sufrirá, en los próximos días, de altas temperaturas y sensaciones térmicas de hasta casi 35 °C por la ausencia del Anticiclón del Pacífico Sur, el cual se encargaba de mantener frío el litoral peruano.

Lima soportará temperaturas cercanas a los 31 grados. (Foto: Andina)Lima soportará temperaturas cercanas a los 31 grados. (Foto: Andina)

En esa línea, advirtió que la sensación térmica pasará los 33 o 34 grados en toda la capital para los próximos días, hasta la llegada de febrero, el mes más cálido de este verano.

La confluencia de eventos extremos, incluidos incendios forestales, afecta la salud de las comunidades, especialmente a grupos vulnerables. El aumento de las temperaturas impacta la disponibilidad de agua, afecta la biodiversidad y libera emisiones de CO2. Johana Herrera de WWF destaca cómo los incendios degradan la integridad ecológica, amenazando la conectividad entre áreas naturales.

La situación se agrava por la sequía intensificada y el fenómeno de El Niño, afectando la capacidad de controlar el calor corporal. La falta de lluvias y altas temperaturas generan una tormenta perfecta para incendios incontrolables. La Organización Meteorológica Mundial (OMM) confirma que 2023 fue el año más cálido registrado, y se anticipa un aumento del calor en 2024.

Según Lancet Countdown, las muertes por calor se han incrementado en Sudamérica en un 160%, y la exposición a incendios forestales ha aumentado. Yasna Palmeira de Lancet Countdown destaca la relación entre olas de calor y malnutrición debido a la afectación de cultivos. La doctora Stella M. Hartinger insta a incrementar áreas verdes urbanas y adoptar medidas preventivas.

El impacto económico del cambio climático en América Latina y el Caribe oscila entre el 1,5% y el 5% del PIB. La comunidad internacional debe tomar medidas para mitigar los efectos adversos del cambio climático, y los países deben fortalecer la resiliencia y preparación ante eventos climáticos extremos. La urgencia de abordar el cambio climático se vuelve evidente mientras Sudamérica enfrenta una crisis ambiental sin precedentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Us