China busca sacar provecho de su relación con Brasil para impulsar una “Ruta de la Seda Marítima en la Amazonia”

El gran proyecto estratégico del gigante asiático le permite una expansión geopolítica y económica sin precedentes, a pesar de los problemas críticos que puede causar en términos de explotación de los recursos locales y de la pesca ilegal por parte de barcos chinos en la región

Maria Zuppello

Por Maria Zuppello/Cortesía Infobae

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, estrecha la mano de su homólogo chino, Xi Jinping, tras una ceremonia de firma de documentos el 14 de abril de 2023, en Beijing, China (Ken Ishii/Foto compartida vía AP)

Es Brasil quien lidera las exportaciones récord de América Latina a China, superando los 480.000 millones de dólares en 2023, según datos de la Administración de Aduanas de la República Popular China. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) señaló en un reciente informe que el grueso de las exportaciones latinoamericanas a China se concentra en seis productos: soja, cobre, mineral de hierro, petróleo, cátodo de cobre (la principal materia prima para la producción de barras de refuerzo de cobre para la industria de alambres y cables) y carne bovina, que en conjunto representan el 72% del total. De China, en cambio, los países latinoamericanos importan principalmente productos manufactureros, lo que ha tenido como efecto secundario “desplazar la producción regional”.

Los muertos por las inundaciones en Brasil ascendieron a 137 y ya son casi dos millones los damnificados

Te puede interesar:Los muertos por las inundaciones en Brasil ascendieron a 137 y ya son casi dos millones los damnificados

Brasil encabeza la lista de países de la región que más han ganado con Beijing. En 2023, el comercio bilateral fue de unos 939.000 millones de reales (unos 181.000 millones de dólares), cifra que incluye los aproximadamente 629.000 millones de reales (unos 121.000 millones de dólares) de bienes brasileños exportados. El país logró un superávit comercial de 356.000 millones de reales, unos 69.000 millones de dólares. Según datos del “Observatorio de la Complejidad Económica” (OEC) del MIT Media Lab, entre los principales productos exportados figuran la soja, que representa el 35,4% del total, el hierro (20,2%), el petróleo (18,6%), la carne de vacuno congelada (8,82%) y la pasta de papel (3,36%). Durante su visita a la capital china el año pasado, el presidente Lula firmó otros 15 nuevos acuerdos comerciales bilaterales por valor de 51.000 millones de reales (unos 10.000 millones de dólares), lo que podría aumentar el superávit comercial.

¿Pero todo este dinero llega a qué precio para Brasil? El Ministerio de Asuntos Exteriores, Itamaraty, siempre ha negado la participación del gigante latinoamericano en la “Belt and Road Initiative”. Se trata de la tan discutida “Nueva Ruta de la Seda”, el gran proyecto estratégico chino que, con la promesa de inversiones para la construcción de nuevas infraestructuras en los países firmantes, permite de hecho a China una expansión geopolítica y económica sin precedentes en esta visión del nuevo orden mundial multipolar que, junto con Rusia, Beijing impulsa. Sin embargo, algunos documentos oficiales parecen ir en otra dirección, como los de la Secretaría de Comunicación del gobierno de Pará, que a finales de febrero pasado anunció la visita de lo que su comité denomina la Comitiva Precursora de la “Ruta de la Seda Marítima a la Amazonia”. En concreto, desembarcaron en el pulmón del mundo representantes de Zhuhai Sino-Lac Supply Chain Co, Guangdong Nongfengbao y la Universidad de Hohai. Tal y como reza la web oficial de Zhuhai Sino-Lac Supply Chain Co. se trata de una empresa fundada en 2015 y “especializada en operaciones aduaneras transnacionales y almacenaje entre China y América Latina”. También desde su página web oficial se aprende que la empresa está construyendo un centro logístico dedicado a América Latina en el puerto Gaolan de la ciudad de Zhuhai. El motivo de la reciente visita a Brasil es el interés chino en construir esta Ruta de la Seda amazónica, en particular para los sectores de los biofertilizantes y la bioeconomía. El grupo también participó en reuniones en universidades del estado de Pará.

Cómo un violador chileno logró escabullirse casi dos años en Argentina y la estrategia con la que lo atraparon

Te puede interesar:Cómo un violador chileno logró escabullirse casi dos años en Argentina y la estrategia con la que lo atraparon

La idea de una Ruta de la Seda Marítima en la Amazonia es una novedad importante para comprender el estado actual de las relaciones del gigante latinoamericano con China. Hasta 2020, de hecho, cuantitativamente hablando, la Amazonia no tenía un papel importante en los intercambios económicos entre los dos países. Según datos del Conselho Empresarial Brasil China (CEBC), de 2007 a 2020 la región recibió sólo 11 de los 66 mil millones de dólares en inversiones directas chinas realizadas en Brasil. En los últimos años, sin embargo, el interés de Beijing por la región ha crecido exponencialmente. Además de financiar la construcción de autopistas, ferrocarriles y otros proyectos de infraestructuras en la región, China importa muchos productos básicos de la Amazonia, en particular hierro, soja y carne de vacuno, que a menudo se asocian con la deforestación generalizada. La soja en particular ha sido objeto de varios informes llenos de denuncias. El más reciente, de marzo, es de la organización no gubernamental Mighty Earth y reveló que, entre septiembre y diciembre de 2023, los avisos de deforestación y degradación forestal abarcaron 30.031 hectáreas en la Amazonia, a pesar de la moratoria sobre la soja amazónica que impide la compra y la venta de soja procedente de zonas deforestadas después de 2008 en este bioma.

Xi Jinping junto a Lula (Ken Ishii/Pool via REUTERS)Xi Jinping junto a Lula (Ken Ishii/Pool via REUTERS)

Entre las empresas agroalimentarias que compran en la Amazonia mencionadas en el informe de Mighty Earth se encuentra la china Cofco, a la que el gobierno brasileño, el año pasado tras el viaje de Lula a Beijing y la reunión con su homólogo Xi Jinping, quería incluso involucrar en la recuperación de las áreas degradadas del país. Cofco es una empresa estatal del Partido Comunista Chino con la misión de importar alimentos para abastecer a 1.400 millones de personas en China. Es, por tanto, un brazo importante en el reto de la seguridad alimentaria de la dictadura comunista china. En los últimos años, este gigante del agronegocio había prometido combatir la deforestación adoptando una serie de políticas para hacer más transparentes sus cadenas de suministro y recibiendo para ello miles de millones de dólares en préstamos a bajo interés del gobierno de Beijing. Sin embargo, una investigación del sitio de noticias Repórter Brasil, realizada en colaboración con el Pulitzer Center Rainforest Investigations Network, reveló que “las cadenas de suministro de Cofco aún no están libres de deforestación”. Según esta investigación periodística en el estado de Mato Grosso, “15 proveedores (de Cofco) habían sido sancionados o embargados por violaciones recientes de la normativa estatal o federal en materia de deforestación. Al menos cinco y hasta 11 de estos 15 proveedores estaban bajo embargo activo durante el tiempo en que Cofco hizo negocios con ellos”. Por esta razón, el informe de Mighty Earth pide a varios gigantes de la agroindustria, incluido a los chinos, que revelen sin demora el origen de sus productos de soja en Brasil en una plataforma pública, incluyendo listas de todos sus proveedores directos e indirectos, con el porcentaje de soja procedente de una cadena de suministro certificada como de Deforestación y Conversión Cero (ZDC).

La caída del fastuoso proyecto de un canal interoceánico en Nicaragua que construiría un oscuro inversionista chino

Te puede interesar:La caída del fastuoso proyecto de un canal interoceánico en Nicaragua que construiría un oscuro inversionista chino

En resumen, la larga mano de Beijing se extiende sin problemas por el Amazonas a pesar de los problemas críticos que puede causar en términos de explotación incorrecta de los recursos locales. Además de la pesca ilegal por parte de barcos chinos en la región, el comercio de animales salvajes sigue floreciendo. La mayor parte se destina a China a través de la ruta que va de Brasil a Guayana y Surinam. Otra ONG ecologista, Earth League International, reveló en un informe del año pasado redes de tráfico de jaguares y pumas (“onças pintadas” y “onças pardas”) también en Brasil que utilizan Surinam como hub logístico. De los 20 traficantes identificados por la ONG en Surinam, 14 eran chinos. Para hacer frente a un escenario tan complejo, se ha anunciado que el próximo mes de junio se inaugurará el Centro de Cooperación Policial Internacional en la Amazonia que, además de reunir a agentes de los ocho países miembros de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA), es decir, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela, permitirá la colaboración de fuerzas policiales europeas y estadounidenses. Entre los principales objetivos, además de la lucha contra el narcotráfico, está la lucha contra los delitos medioambientales.

La minería también ocupa un lugar destacado en la agenda de China en Brasil. A mediados de abril, el Ministerio de Minas y Energía del gobierno Lula se reunió en Brasilia con representantes de la delegación china de la Subcomisión de Energía y Minas de la Comisión de Alto Nivel de Conciliación y Cooperación Chino-Brasileña (COSBA) para tratar precisamente este asunto. No se revelaron detalles de la reunión. Probablemente se habló del litio, el nuevo oro verde codiciado por los principales magnates del planeta. Precisamente en enero, había dado la vuelta al mundo la noticia de que el gigante automovilístico chino BYD – que incluso entregó un coche al presidente Lula, que se fotografió en él junto a la primera dama Rosângela Lula da Silva, más conocida como “Janja” – estaba interesado en comprar Sigma Lithium. Con sede en Vancouver (Canadá), Sigma Lithium tiene su principal explotación minera de litio en Brasil, en la cueva de Cirilo, en la región del valle de Jequitinhonha, en Minas Gerais. Recientemente, sin embargo, Ana Cabral, CEO de la empresa, hizo saber que la empresa no será vendida y que la expansión a corto plazo será la prioridad de la misma.

Lula da Silva con Xi Jinping (Ricardo Stuckert/Brazil Presidency/Handout via REUTERS)Lula da Silva con Xi Jinping (Ricardo Stuckert/Brazil Presidency/Handout via REUTERS)

Más en crisis, sin embargo, está el sector siderúrgico, también amenazado en Brasil por el avance de Beijing. El año pasado, las importaciones de China crecieron un 50% y la producción local cayó un 6,5%, según datos del Instituto Brasileño del Acero. Gerdau, una de las mayores siderúrgicas del país, ya ha despedido a 700 trabajadores. Los últimos, en febrero, perdieron el trabajo que tenían en la planta de Pindamonhangaba, en el estado de San Pablo, debido al “desafiante escenario que enfrenta el mercado brasileño ante las condiciones predatorias de las importaciones de acero chino”, reza el comunicado de la empresa. Por eso, a finales de abril, el Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio anunció nuevas medidas que entrarán en vigor, no antes de un mes. Esto se debe a que los países asociados del Mercosur tendrán que examinar la resolución antes de que se publique en el diario oficial de Brasil. También habrá que esperar a que la Agencia Tributaria brasileña (Receita federal en portugués) publique un anexo que regule las cuotas. Por decisión del Comité Ejecutivo de Gestión (Gecex) de la Cámara de Comercio Exterior (Camex), 11 productos siderúrgicos importados estarán sujetos a cuotas de importación durante un año. Si se supera el volumen máximo, se tendrá que pagar un impuesto de importación del 25% para entrar en Brasil. Actualmente, el impuesto oscila entre el 9% y el 14%. Sin embargo, el problema es mundial. Además de Chile, otro gran país productor de acero de América Latina, Estados Unidos también denuncia desde hace tiempo las técnicas de dumping chinas, es decir, la competición desleal de Beijing, que hasta ahora se ha visto favorecida por el mismo sistema impositivo previsto para los productos importados. El Presidente Biden ha propuesto ahora triplicar los impuestos a la importación hasta el 25%, como en Brasil.

También hay riesgo de dumping en el frente del transporte brasileño, como advierte Europa. Un consorcio formado por China Railway Rolling Stock Corporation (CRRC), con sede en Pekín, y una empresa brasileña fue el único licitador y ganó a finales de febrero la subasta de una concesión de 30 años para construir un ferrocarril que uniera las ciudades de San Pablo y Campinas. La oferta fue la más baja posible según las reglas de la subasta. El consorcio ofreció un descuento del 0,01% sobre los casi 8.000 millones de reales (1.540 millones de dólares) que el gobierno paulista ha invertido en el proyecto. Sin embargo, en los mismos días, la Comisión Europea, según informa el sitio de análisis Politico, abrió una investigación para determinar si las subvenciones estatales que recibe CRRC le han permitido competir con ventaja desleal en una licitación pública de 665 millones de dólares para trenes eléctricos y servicios de mantenimiento en Bulgaria. Es la primera vez que la Comisión Europea inicia una investigación en profundidad en virtud de sus nuevas normas para impedir que empresas no europeas reciban enormes subvenciones de los gobiernos de sus países. Mientras tanto, China sigue ampliando sus compras de alimentos en Brasil, anunciando en marzo que comprará carne a otros 38 frigoríficos, lo que sumado a los demás ya lleva el número a 144 grandes mataderos autorizados por Pekín. Tal vez por eso, en los días en que se daba esta noticia, China retiró sus tasas antidumping del 34,2% sobre el pollo brasileño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Us