Por qué los periodistas deben utilizar un lenguaje preciso para contrarrestar la desinformación

por MYA ZEPP

l término “Fake news” (o “noticias falsas”, en español) es probablemente uno que ya has oído antes. En parte debido a su uso abrumador por el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante su primer año en el cargo. La frase fue incluso nombrada “palabra del año” por el Diccionario Collins en 2017.

Inspiradas por Trump, figuras políticas autoritarias de todo el mundo han utilizado “fake news” para desacreditar la información crítica. Puede que tus amigos también hayan utilizado el término para cuestionar la validez de las fuentes que lees. Algunas figuras de los medios de comunicación, por su parte, han utilizado el término literalmente para referirse a lo que en realidad es información falsa o desinformación. 

“El término se ha usado tanto que ha perdido su fuerza”, afirmó Jessica Yellin, periodista y fundadora de News Not Noise.

Para contribuir eficazmente a una sociedad democrática, los ciudadanos deben comprender lo que ocurre a su alrededor. Las noticias objetivas son un componente clave de esa comprensión. “La relación de las personas con las noticias es fundamental para que se conviertan en ciudadanos comprometidos con sus comunidades y tomen decisiones con conocimiento de causa sobre cómo vivir en sus ciudades y comunidades”, dijo DeMario Phipps-Smith, director de aprendizaje comunitario de News Literacy Project. Proyecto de Alfabetización Informativa. 

Los periodistas tienen un papel clave que desempeñar para mitigar el daño causado por la desinformación, y el lenguaje que utilizan es un punto de partida fundamental. El uso del término “fake news” (noticias falsas) puede acabar con la confianza general en el periodismo, incluso si el término se utiliza para denunciar información falsa o engañosa.

Esto es lo que los periodistas deben saber sobre el uso de la expresión “noticias falsas” y cómo pueden luchar contra la desinformación y la información errónea sin caer en narrativas perjudiciales.

[Lee más: Imágenes generadas por IA complican los esfuerzos para combatir la desinformación]

Una breve historia de las “fake news”

Uno de los primeros ejemplos notables de desinformación intencionada en Estados Unidos fue el artículo de 1835 del New York Sun “Great Moon Hoax” (“El gran engaño de la Luna”, en español), en el que se afirmaba falsamente haber encontrado civilizaciones viviendo en la Luna. Los informes falsos sobre manifestantes durante el Movimiento por los Derechos Civiles del país y la denominada Operación Mockingbird en la década de 1950, en la que la CIA supuestamente reclutó a periodistas para que publicaran informes positivos sobre el gobierno a la vez que menospreciaban las ideologías comunistas, son otros ejemplos de desinformación en juego en el siglo pasado.

El término “fake news”, por su parte, apareció por primera vez a finales del siglo XIX. En la última década ha cobrado vida en Internet.

En los últimos años, figuras políticas —sobre todo Trump, junto con Vladimir Putin y miembros del Ministerio de Asuntos Exteriores chino— han adoptado el término para sembrar la desconfianza en los medios de comunicación independientes. El expresidente brasileño Jair Bolsonaro y el filipino Rodrigo Duterte también acusaron sin fundamento a periodistas de difundir “noticias falsas” cuando estaban en el poder. Estos líderes han atacado a medios que han informado críticamente sobre ellos, aprovechando el término para socavar la confianza general en las noticias. 

Al pintar todas las noticias como potencialmente falsas, los líderes son capaces de suprimir la energía de la gente para la acción democrática y civil. “Cuando el público está agotado, deprimido y abrumado, pierde la capacidad de discernir lo que realmente importa y de sentir que tiene la capacidad de cambiar el mundo”, afirmó Yellin.

Los beneficios del lenguaje preciso 

Utilizar un lenguaje más preciso al hablar de la ingente cantidad de información falsa que circula en el mundo actual puede ayudar a los periodistas a restablecer la confianza en los medios de comunicación al tiempo que luchan contra la desinformación. 

Según un estudio publicado en ScienceAdvances en el año 2020, sólo el 0,15% de las noticias publicadas a diario que consumen los lectores son deliberadamente falsas o engañosas. Lo que los lectores pueden estar encontrando más a menudo son medios sesgados o imparciales publicados por empresas de noticias. Al utilizar expresiones como “no basada en la verdad”, “información engañosa”, “información sesgada” o simplemente “desinformación” cuando se habla de información falsa o engañosa, los periodistas pueden transmitir un significado y evitar la carga política que conlleva decir “noticias falsas”.

No todos los incidentes de parcialidad en las noticias deben verse de la misma manera. Es importante distinguir, por ejemplo, entre las figuras prominentes que utilizan sus plataformas para tergiversar información a propósito y las noticias que pueden reflejar inadvertidamente una postura partidista.

“En esta conversación también existe el problema de la falsa equivalencia”, dijo Yellen.

[Lee más: Cómo rastrear a los mercenarios digitales detrás de la desinformación]

Evitando la desinformación

Los periodistas deben tener cuidado de no difundir ellos mismos información errónea sin darse cuenta, dijo Phipps-Smith. Hacerlo puede alimentar las acusaciones de “noticias falsas” de quienes pretenden desacreditar todo periodismo responsable.

“La desinformación es la difusión de información falsa sin intención de hacerlo. Puede que no sepas que lo estás difundiendo, puede que no tengas mala intención, pero aun así estás difundiendo cosas que son inexactas y desinforman”, afirmó. 

Es importante que los periodistas se pongan en el lugar de sus lectores. Aunque es probable que los periodistas conozcan a la perfección los temas de su especialidad, no ocurre lo mismo con su audiencia. Es importante no hacer suposiciones sobre lo que ya se sabe y evitar basarse demasiado en las cifras para tomar decisiones editoriales.

Los periodistas también deben evitar los titulares “clickbait”, que pueden dar al público una idea falsa de lo que realmente dice una noticia. Estudios han demostrado que la mayoría de los estadounidenses leen los titulares, pero no suelen leer las historias que los siguen. “El clickbait funciona porque la gente hace clic en él. Esos llamativos banners funcionan porque hacen que la gente mire, pero eso no significa que aprecien o disfruten la experiencia, y podría dejarles un sabor de boca negativo. Eso merma su confianza en general”, dijo Yellin. 

Los periodistas no siempre son perfectos. Si se comete un error, hay que reconocerlo, aconsejó Phipps-Smith. “Gran parte de esto se debe a las normas del periodismo de calidad”, afirmó. “Cuando se comete un error, es importante reconocerlo, mostrar a la gente en qué ha consistido y abordarlo para combatir las acusaciones de ‘noticias falsas'”.

La desinformación no va a desaparecer pronto. Los periodistas tienen la capacidad de combatirla de una forma que cree consumidores de noticias más responsables y ciudadanos más comprometidos.

“Tener una prensa libre es fundamental para una democracia sana y vibrante”, opinó Phipps-Smith. “La relación de la gente con las noticias es fundamental para que se conviertan en ciudadanos comprometidos con sus comunidades y tomen decisiones realmente informadas sobre cómo viven”.


Foto de Cojanu Alexandru.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Us