Israel se enfrenta al peligro de luchar en un segundo frente

En el Líbano, los combatientes de Hezbollah hablan de las probabilidades de otra guerra

Cortesía/Dios Bendiga a Israel

Tomado de Infoabe

Un soldado israelí sobre un tanque es visto cerca de la frontera entre Israel y Gaza (Foto: Ilia Yefimovich/EuropaPress)

Mientras Israel ordena la evacuación de Gaza y se prepara para invadirla, hay señales ominosas en su frontera norte con Líbano, donde la apertura de un segundo frente complicaría drásticamente la posición militar de Israel e intensificaría el conflicto. En declaraciones desde Líbano el 13 de octubre, el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hossein Amirabdollahian, afirmó que existían “todas las posibilidades” de que se abriera un segundo frente si continuaba el bloqueo israelí de Gaza.

Smoke rises from Halta village as seen from Ibl al-Saqi village in southern Lebanon, near the border with Israel, southern Lebanon, October 8, 2023. REUTERS/Aziz Taher REFILE - QUALITY REPEAT

Te puede interesar:Israel lanzó su contraofensiva contra el grupo terrorista Hezbollah por un ataque efectuado desde Líbano

Los combatientes de Hezbollah, la milicia chiíta con base en Líbano respaldada por Irán, están entusiasmados. “Imagínate lo que podríamos hacer”, dice un comandante que acaba de regresar de la frontera libanesa con Israel. Hay planes “que cambian el juego” para cruzar la frontera, dice, y capturar Galilea y el norte de Israel. Los ataques israelíes contra Hezbollah serían respondidos con cohetes de Hezbollah, que destruirían Tel Aviv “torre por torre”. El reactor nuclear de Israel es un objetivo mucho más fácil, dice, que las instalaciones nucleares de Irán para Occidente.

Quizás sea una hipérbole, pero algunos libaneses se están preparando para la guerra. Los sureños atascan las carreteras en dirección norte y en Beirut la gente hace cola para repostar. Por la noche, una ciudad famosa por sus fiestas es una ciudad fantasma. “La muerte es una copa de la que todos tenemos que beber”, dice un conductor, citando al profeta Mahoma. Hezbollah ya ha intercambiado misiles con Israel y un puñado de soldados de ambos bandos han muerto. Ambos bandos se están reforzando: Israel con la esperanza de poder disuadir un ataque. El riesgo de un error de cálculo es cada vez mayor, dice un observador de las Naciones Unidas en el sur del Líbano, que ha corrido repetidamente a su búnker cada día durante una semana. La milicia chiíta podría estar esperando la invasión israelí de Gaza, como hizo en 2006, cuando lanzó un ataque dos semanas después de las operaciones terrestres de Israel en Gaza. Al igual que Hamas, Hezbollah busca un levantamiento contra la Autoridad Palestina (AP), la administración de Cisjordania, que ambos grupos consideran una herramienta corrupta de los israelíes. “De la AP no quedará nada”, afirma el comandante.

En su guerra contra Hezbollah en 2006, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) se vieron sorprendidas por la profesionalidad del grupo y su armamento de alta calidad. Los guerrilleros de los años noventa se habían transformado en algo parecido a un ejército convencional, capaz de organizar complejos ataques “en enjambre” contra fuerzas de tanques de las FDI poco entrenadas. Desde entonces, las capacidades de Hezbollah han dado otro salto. En 2006 disparó casi 4.000 cohetes contra Israel en un mes. Ahora, el arsenal de cohetes y misiles del grupo se ha multiplicado por diez, hasta alcanzar los 150.000 aproximadamente. Muchos están escondidos entre las plantaciones de plátanos que han sustituido a los naranjales en el sur del Líbano, según Fabian Hinz, del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos.

Te puede interesar:La ONU exigió a Hamas la liberación inmediata de los rehenes israelíes detenidos en Gaza

Además, en 2006 el arsenal de Hezbollah consistía en gran parte en cohetes poco precisos. En la última década, el grupo ha adquirido misiles guiados de precisión, con la ayuda de Irán, algunos capaces de aterrizar a menos de diez metros de su objetivo, según Hezbollah. Según Hinz, estos misiles pueden alcanzar bases israelíes e infraestructuras críticas de una forma que Hezbollah no pudo hacer en la última guerra. También dispone de misiles antibuque de largo alcance -de inspiración china y modificados por Irán- que podrían alcanzar buques israelíes. Hezbollah ha combatido en Yemen, Siria e Irak. “Estamos curtidos en mil batallas”, dice el comandante. “A diferencia de los cobardes israelíes. Ellos no luchan sobre el terreno”.

Milicianos de Hezbollah (AFP)Milicianos de Hezbollah (AFP)

¿Actuará Hezbollah? Parece estar sopesando varios factores, quizá el motivo por el que su líder, Hassan Nasrallah, retrasó un discurso ampliamente esperado para el 10 de octubre. Uno es el frágil estado de Líbano, que sufre una implosión económica y financiera que ha hecho perder a su moneda el 98% de su valor. Hezbollah es inmune a esta situación en un sentido estricto: para eludir las sanciones estadounidenses gestiona un sistema financiero paralelo y paga puntualmente a sus combatientes en dólares. Pero muchos libaneses temen que los chiítas, antaño los desvalidos del país, les arrastren a otra guerra. Hezbollah tiene que plantearse su lugar en el país. Algunos políticos no chiítas se muestran escépticos ante la posibilidad de que ataque.

Te puede interesar:Cómo impacta en América Latina el ataque terrorista de Hamas

Y una consideración clave es el apetito del patrón de Hezbollah, Irán, por un conflicto regional. El ministro de Asuntos Exteriores iraní, Amirabdollahian, ha afirmado que los atentados de Hamas fueron “espontáneos y totalmente palestinos”. Los gobiernos occidentales afirman que no tienen pruebas de que Irán dirigiera el ataque de Hamas. Sin embargo, según el comandante de Hezbollah, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán está proporcionando apoyo logístico en Líbano. La toma de decisiones de Irán se ha endurecido. Desde que el presidente Ebrahim Raisi tomó el relevo de Hassan Rouhani en 2021, ha llenado su gabinete de antiguos generales. Una tendencia similar se ha producido en otros lugares donde Irán ejerce su influencia. Las milicias proiraníes dominan el gobierno de Irak. Recientemente, un comandante militar sustituyó a un civil al frente de la administración de Hamas en Gaza, y en una remodelación del poder entre los rebeldes houthis en Yemen han pasado a primer plano los militantes. Al permitir que Hezbollah abra un segundo frente con Israel, Irán esperaría acabar con los acuerdos de Abraham entre Israel y algunos países árabes y desencadenar una oleada antioccidental en todo Medio Oriente.

Frente a esto, muchos creen que Irán quiere preservar el arsenal de cohetes de Hezbollah para disuadir de un ataque al programa nuclear iraní. Y las potencias exteriores son una fuente de contención para Irán y, por extensión, para Hezbollah. Es muy poco probable que China, el mayor socio comercial de Irán, apoye una guerra regional que haría subir los precios del petróleo, que ya se acercan a los 90 dólares por barril. La llegada de un grupo de ataque de un portaaviones estadounidense a la costa libanesa también ha concentrado las mentes. El Presidente Joe Biden se dirigía a Hezbollah e Irán cuando dijo: “A cualquier país, a cualquier organización, a cualquiera que esté pensando en aprovecharse de esta situación, tengo una palabra: No lo hagan. No lo hagan”. ¿Están escuchando? Parte de la estrategia de la milicia es mantener a Israel permanentemente en vilo. “Nos vemos en Kiryat Shmona” son las palabras de despedida del comandante de Hezbollah, refiriéndose a una ciudad israelí sobre la frontera. No dijo cuándo.

© 2023, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Us