La verdad sobre la renuncia de empleado del IAIP

Por Redacción/Periódico La Edición

Se informa que recientemente ha circulado en redes sociales la renuncia de un ex empleado del IAIP, en la que realiza graves acusaciones en contra de algunos de los Comisionados que forman parte de la institución.

Por tal razón se inició una investigación para conocer los motivos de la renuncia de René Francisco Valiente Araujo. Según fuentes internas que pidieron guardar el anonimato por miedo a represalias de este y la Comisionada Liduvina Escobar, la renuncia se debió a varios hechos: entre ellos, la imposibilidad de este para cumplir con las metas de trabajo solicitadas por el Pleno del IAIP y sus errores constantes, los maltratos a las mujeres que formaban parte de su equipo de trabajo que realizaba telefónicamente o verbalmente para no evidenciar sus acciones, pero que fueron presenciadas por testigos y que eran del conocimiento de la Comisionada Escobar, la prepotencia demostrada hacia sus jefes inmediatos cuando se realizaban observaciones o su trabajo y cambiar los proyectos solicitados por el Pleno como el caso de un Oficial de Información de una de las  Alcaldías más pobres del país, en el que se comprobó que no existían elementos suficientes para interponerle una multa, no obstante Valiente Araujo ignoro las indicaciones recibidas y unilateralmente decidió que se debía imponer una sanción e intentó sorprender la buena fe de los Comisionados e intentar que estos firmaran la resolución, no obstante, en su intento fue descubierto por una de las Comisionadas que elevo dicha situación a conocimiento del Pleno de IAIP. 

Además existe al interior de la institución una sospecha de su potencial participación en un fallo en los servicios de correos electrónicos en complicidad con el Jefe de Informática Jorge Martinez debido a lo que se inició un proceso de auditoria externa, por lo que al verse sospechoso de esta mal intencionada acción manifestó de una manera prepotente su malestar a las autoridades de la institución y posteriormente solicito un permiso de dos meses el 13 de diciembre de dos mil veinte con la justificación de supuestamente atender “asuntos personales” a  partir del 1 de enero del 2021, se sabe que desde esa fecha se encuentra laborando en un juzgado de la Corte Suprema de Justicia, y posteriormente presentó su renuncia, con esto se desmienten los argumentos realizados por Valiente y Escobar, pues se evidencia que ante la eminente auditoria del sistema de correos que realiza comunicación con otras entidades, se ha podido atentar de manera deliberada en contra de la seguridad jurídica de los procesos de conocimiento del IAIP, todas estas acciones al igual que las acusaciones realizadas en contra de algunos Comisionados son constitutivas de delitos como la Calumnia y  el delito de expresiones de violencia contra la mujer, de los cuales las autoridades y empleadas del IAIP se reservan el derecho de iniciarlos.

Varios empleados comentaron a este periódico que existe un acuerdo entre Valiente Araujo, y Escobar por desestabilizar a la institución y crear conflictos internos, manipulando además a algunos medios y personas afines a sus intereses políticos para mermar la buena imagen que ha mantenido el IAIP hasta ahora y que hasta pareciera que con la fluidez que periodistas como Gabriel Labrador de Faro realiza publicaciones en su cuenta de Twitter referidas al IAIP, se debe a que existe un miembro del Pleno con quien tiene comunicación constante y directa, lo  que tampoco es un hecho aislado pues en el mes de diciembre del año pasado, la abogada Liliam Arrieta y empleada de FUSADES público los términos de referencia de la auditoria a realizar a los correos sin encontrarse publicada en medios oficiales de la institución con la intención de sabotear dicho procedimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Us