EN FOTOGRAFÍAS: Cuatro mujeres afganas relatan vidas trastocadas por los talibanes

de Bahaar Joya | Fundación Thomson Reuters

Ya sea que se hayan ido de Afganistán o se hayan quedado, las mujeres profesionales han visto cómo sus vidas han cambiado desde que el grupo islamista asumió el control.

Por Bahaar Joya

LONDRES, Octubre (Fundación Thomson Reuters) –  Cuando los talibanes tomaron Afganistán el 15 de agosto, les pedimos a mujeres de diversas profesiones que se tomaran una foto para marcar el que podría ser su último día de trabajo y que compartieran sus pensamientos.

Mientras los talibanes cumplen dos meses en el poder, contactamos a las mujeres para preguntarles cómo están sus vidas ahora. Ya sea que hayan huido de Afganistán o se hayan quedado, todos han experimentado cambios dramáticos.

El grupo militante islamista ha dicho que no repetirá el duro gobierno del último régimen talibán, derrocado en 2001.

Pero los funcionarios ya han anunciado muchas restricciones a la vida de las mujeres. Las escuelas secundarias para niñas permanecen cerradas, mientras que a muchas mujeres trabajadoras se les ha dicho que se queden en casa.

Aquí, cuatro mujeres comparten sus experiencias con la Fundación Thomson Reuters:

Mujgan Kaveh, ex investigador de una organización internacional

Ahora estoy en Islamabad con mi familia esperando para ir a los Estados Unidos.

Estábamos en una lista de evacuación de Estados Unidos, pero los talibanes detuvieron la camioneta que nos llevaba al aeropuerto y arrestaron a tres hombres. Después de eso estábamos muy asustados y no regresamos al aeropuerto.

Finalmente, el 23 de septiembre, mi organización me dijo que un automóvil nos llevaría a Pakistán. Partimos a medianoche, llegando a la frontera a primera hora de la mañana, pero la puerta estaba cerrada. Tuvimos que esperar 13 horas con miles de personas más: la temperatura alcanzó los 40 grados (Celsius).

En el momento en que entré a Pakistán me sentí libre y feliz. Me reía y abrazaba a mi hija y a mi esposo.Mujgan Kaveh se sienta en un patio de recreo con su hija y su hijo en Islamabad, Pakistán, después de salir de Afganistán. Foto proporcionada por Mujgan Kaveh / Fundación Thomson Reuters

Quitarme la bufanda me hizo sentir viva. Mi hija preguntó: ‘Mami, ¿no nos van a pegar por no cubrirnos la cabeza?’. Le dije: ‘No, aquí eres libre, cariño’.

Ir a los Estados Unidos me permitirá comenzar una nueva vida para mí y para mis hijos, especialmente para mi hija. No puedo imaginarla creciendo bajo los talibanes sin educación ni derechos básicos.

Ahora entiendo lo que es sentirse libre y seguro. Vivir con el miedo constante por tu vida es algo que no puedo empezar a describir: las últimas semanas en Kabul fueron un infierno.

Revisaba las noticias todo el tiempo, no dormía y tenía miedo del timbre de la puerta, que podrían ser los talibanes que vinieron a arrestarnos o hacernos daño. Necesito terapia a largo plazo porque no soy la misma persona que era hace dos meses. 

Shabnam Popalzi, ex periodista y presentador de Parliament TV

Estoy en casa en Kabul. Todos mis amigos están en Estados Unidos o Europa estos días, así que me quedo despierto hasta la madrugada para poder hablar con ellos y tratar de encontrar una salida del país.

Hace semanas que no salgo de mi casa porque tengo demasiado miedo para salir a la calle. Los talibanes me han quitado todo, incluido el trabajo que amo.

EN FOTOS: Mujeres afganas registran su ‘último día de trabajo’

No creo que haya futuro para mujeres como yo en Afganistán. Pero los países occidentales no me ayudarán a irme porque trabajé para los medios locales en lugar de los medios internacionales.

Siempre he promovido los derechos de las mujeres y la libertad de expresión. ¿Cómo puede la comunidad internacional decir que no pueden ayudarme? ¿Es así como nos devuelven 20 años de nuestros esfuerzos por construir un Afganistán moderno?

No es justo abandonarnos sin futuro o que los talibanes nos maten.

Kabul ha cambiado drásticamente. Las cafeterías y restaurantes, que solían estar llenos de mujeres jóvenes, están vacíos, o solo tienen clientes masculinos. Hay pocas mujeres en las calles y los rostros de mujeres han desaparecido de los carteles publicitarios.

La mayoría de las mujeres usan hiyabs negros en la calle ahora. Es muy triste.

Es un derecho básico elegir lo que te pones. No me siento cómoda con vestidos largos. Prefiero jeans y camisas. La forma en que nos vestimos como mujeres afganas es parte de nuestra lucha por nuestros derechos.

Amena Barakzai, directora de una escuela de niñas en la provincia de HeratAmena Barakzai, directora de una escuela de niñas en la provincia de Herat, aparece en la foto después de regresar al trabajo. Foto proporcionada por Amena Barakzai / Fundación Thomson Reuters

Cuando llegaron los talibanes temí no volver a enseñar nunca más, así que di una lección simbólica en un aula vacía. Pero una semana después de la toma de poder, los talibanes nos pidieron que volviéramos a trabajar.

Fue como un sueño para mí. En el momento en que escuché que podíamos regresar, saqué mi bolso y fui a la escuela. La última lección que di todavía estaba en la pizarra. Lloré, pero al mismo tiempo sentí la esperanza de que esta generación no vaya a retroceder.

Lucharemos por el derecho de nuestras niñas a la educación. Aunque las escuelas secundarias para niñas todavía están cerradas, las clases de primaria están abiertas.

Mis colegas y yo estamos discutiendo las condiciones para la reapertura de las escuelas secundarias con funcionarios talibanes en el Ministerio de Educación. Estamos decididos a reabrir las clases para todas las niñas y no nos rendiremos hasta que eso suceda.

Vivía en Abu Dhabi cuando los talibanes llegaron al poder por última vez. Regresé en 2002 para educar a los niños de mi tierra natal. No los dejaré sin ayuda, especialmente cuando tanta gente está huyendo al extranjero.

¿Qué pasará con el futuro de la próxima generación? ¿Quién va a construir la nación si todos nos vamos? Tenemos que encontrar una manera de trabajar junto con el nuevo gobierno para construir Afganistán.

Humaira Saqeb, directora ejecutiva de la agencia de noticias de mujeres afganas, que cerró cuando los talibanes se hicieron cargoHumaira Saqib aparece en Canadá después de salir de Afganistán. Foto proporcionada por Humaira Saqib / Fundación Thomson Reuters

Estoy en Canadá con mi familia. Después de que los talibanes asumieron el control, me escondí en una casa segura en Kabul. Me las arreglé para irme con la ayuda de contactos canadienses. Llevamos aquí algunas semanas, pero siento que mi vida está en ruinas.

No puedo dormir por la noche y tengo pesadillas sobre cómo, en un abrir y cerrar de ojos, he perdido todo lo que construí en los últimos 20 años. Perdí mi casa, mi país, mi trabajo.

Este es el dolor que soportaré por el resto de mi vida, el dolor de ser traicionado por todos, por nuestro gobierno anterior, por la comunidad internacional, por Estados Unidos.

¿Qué sentido tenía gastar miles de millones de dólares y sacrificar vidas si querían hacer un trato con los terroristas y vendernos a ellos? 

Soy una activista por los derechos de las mujeres y este es mi trabajo. Nadie me lo puede quitar, ni siquiera los talibanes. Continuaré mi trabajo desde aquí con mayor tenacidad ya que las mujeres en Afganistán me necesitan aún más ahora.

Levantaré la voz y presionaré a la comunidad internacional para que no reconozca al gobierno talibán a menos que respeten los derechos de las mujeres a la educación, el empleo, la participación política y la libertad.

Tenemos el deber de no darnos por vencidos con los que se quedan atrás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Us