Las tropas de Estados Unidos no deben abandonar Medio Oriente en este momento

El mes pasado, tres miembros del servicio estadounidense en la Torre 22 murieron por un dron lanzado por una milicia respaldada por Irán. Sus muertes provocaron más de 80 ataques de represalia

Por Kenneth F. McKenzie Jr./Cortesía Infoabe

Vista por satélite del puesto militar estadounidense conocido como Torre 22, en Rukban, distrito de Ruaished, Jordania. Planet Labs PBC/Handout vía REUTERSVista por satélite del puesto militar estadounidense conocido como Torre 22, en Rukban, distrito de Ruaished, Jordania. Planet Labs PBC/Handout vía REUTERS

La base estadounidense en la Torre 22 en Jordania se encuentra en medio de un desierto aparentemente interminable, a lo largo de la antigua carretera Damasco-Bagdad, cerca de la frontera con Siria. En enero hace frío, a menudo llueve y es muy sombrío. El mes pasado, tres miembros del servicio estadounidense en la Torre 22 murieron por un dron lanzado por una milicia respaldada por Irán. Sus muertes provocaron más de 80 ataques de represalia por parte de Estados Unidos contra el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica y las milicias que operan en Irak y Siria.

A demonstrator holds an assault rifle, at a rally predominantly by Houthi supporters, to show support for Palestinians in the Gaza Strip, amid the ongoing conflict between Israel and the Palestinian Islamist group Hamas, in Sanaa, Yemen February 9, 2024. REUTERS/Khaled Abdullah

Te puede interesar:Gaza: tregua difícil, que no evitará que el conflicto escale

El ataque en Jordania fue el resultado claro y previsible de nuestras tibias respuestas a más de 150 ataques contra las fuerzas estadounidenses en Siria e Irak desde octubre. El simple hecho de la cuestión es el siguiente: durante demasiado tiempo pospusimos abordar una amenaza creciente a nuestras fuerzas en la región porque nuestras tropas eran capaces de defenderse muy bien. En otras palabras, las capacidades de nuestras tropas permitieron a Washington minimizar el riesgo que enfrentaban y evitar tomar decisiones difíciles.

El ataque a la Torre 22 puso fin a esa situación y generó nuevas preguntas sobre la seguridad de miles de militares estadounidenses estacionados en Jordania, Siria e Irak a medida que se amplía el conflicto en Medio Oriente. El mes pasado, Estados Unidos e Irak iniciaron conversaciones que podrían conducir a la retirada de las tropas estadounidenses. Según un informe, algunos miembros de la administración Biden también podrían estar considerando retirar tropas de Siria.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, es informado sobre el ataque mortal con drones en un puesto de avanzada de Estados Unidos en Jordania, por la Directora de Inteligencia Nacional, Avril Haines, el Secretario de Defensa, Lloyd Austin, y otros miembros del equipo de seguridad nacional en la Sala de Situación en la Casa Blanca (The White House/Handout via REUTERS/Archivo)El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, es informado sobre el ataque mortal con drones en un puesto de avanzada de Estados Unidos en Jordania, por la Directora de Inteligencia Nacional, Avril Haines, el Secretario de Defensa, Lloyd Austin, y otros miembros del equipo de seguridad nacional en la Sala de Situación en la Casa Blanca (The White House/Handout via REUTERS/Archivo)

Este tipo de conversación puede resultar seriamente perjudicial para los intereses estadounidenses en la región. Le da esperanza a Teherán de que está logrando su objetivo a largo plazo de expulsar a Estados Unidos de la región a través de sus milicias proxy. Nada podría ser menos útil o más peligroso para los miembros de nuestro servicio que ya están en peligro.

Te puede interesar:El régimen de Irán busca fortalecer su eje de aliados en Medio Oriente con la gira de su canciller por Líbano, Siria y Qatar

¿Las tropas estadounidenses deberían permanecer en Siria e Irak o deberían irse? Y si se quedan, ¿cómo impiden los líderes estadounidenses que estos ataques continúen? Lo que se necesita ahora es una decisión presidencial que se ha aplazado durante demasiado tiempo: un compromiso firme de mantener nuestras tropas en Siria y un compromiso adicional y matizado de trabajar con el gobierno iraquí para encontrar un nivel de fuerza mutuamente aceptable en ese país.

Miremos primero a Siria, se ha vuelto común en Washington decir que la presencia de nuestros 900 militares en Siria ha superado nuestra política exterior. La realidad es mucho más compleja que eso. Estados Unidos entró en Siria en 2014 con una coalición internacional para enfrentar a ISIS con nuestros socios, las Fuerzas Democráticas Sirias. A mediados de 2019, logramos el objetivo de eliminar el califato como entidad geográfica, pero los restos de ISIS perduraron.

Te puede interesar:A la sombra de Gaza, Siria se enfrenta a un nuevo y múltiple conflicto

Desde entonces, las tropas estadounidenses han seguido trabajando con las Fuerzas Democráticas Sirias en el noreste de Siria para entrenar a las fuerzas de defensa locales. Hemos ayudado al grupo a gestionar a más de 10.000 combatientes de ISIS rendidos que ahora están en prisión y a las aproximadamente 50.000 personas desplazadas allí.

Una retirada conllevaría graves riesgos. Sin el apoyo de Estados Unidos, las Fuerzas Democráticas Sirias podrían tener dificultades para seguir asegurando las prisiones que albergan a los combatientes del ISIS y los campamentos donde tantos sirios desplazados llevan vidas precarias. Si se liberan suficientes combatientes de ISIS y el grupo tiene el espacio para rejuvenecerse, surgirán nuevas amenazas para Irak y muchas otras naciones. A las fuerzas del presidente Bashar al-Assad, incluso si estuvieran respaldadas por Rusia Irán, les resultaría difícil reprimir a ISIS.

El presidente de Siria, Bashar al Assad. (Europa Press)
El presidente de Siria, Bashar al Assad. (Europa Press)

Nuestro objetivo a largo plazo en la lucha contra ISIS en esta parte del mundo siempre ha sido llegar a un punto en el que las fuerzas de seguridad locales puedan asumir la responsabilidad principal de prevenir ataques. Hemos logrado algunos avances en Siria, pero aún queda mucho por hacer. Aún no es hora de partir.

Al lado, en Irak, tenemos unos 2.500 soldados que han estado ayudando a entrenar a las fuerzas de seguridad iraquíes para enfrentar al ISIS. Estamos más avanzados en este objetivo que en Siria, pero todavía nos necesitan en Irak. Es razonable suponer que nuestra presencia de tropas en Irak disminuirá a medida que continúen las negociaciones con el gobierno y cambiará a un acuerdo de cooperación en materia de seguridad más normal que requerirá menos fuerzas estadounidenses. Pero sería un error retirarnos demasiado rápido, como hicimos en 2011. También debemos tener en cuenta que una plataforma en Irak es una condición previa para mantener nuestras fuerzas en Siria.

Al igual que en Siria, nuestras fuerzas en Irak han sido objeto de ataques por parte de grupos paramilitares que responden a Irán. Negociar nuestra presencia allí plantea otra situación compleja. Los líderes iraquíes se encuentran en una situación incómoda. Saben que necesitan ayuda aliada para entrenar a sus fuerzas de seguridad; al mismo tiempo, enfrentan una fuerte presión de grupos chiítas patrocinados por Irán para eliminar toda presencia militar extranjera en el país. Estados Unidos aumenta esa presión atacando objetivos delegados iraníes y del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica en Irak, como lo hizo este mes.

Al final, las tropas estadounidenses están en Siria e Irak para evitar que ISIS pueda atacar nuestra patria. Al irnos, podríamos darles el tiempo y el espacio para restablecer un califato, aumentando nuestro riesgo en casa. También podemos enfrentarnos a la perspectiva de vernos obligados a regresar a un costo muy alto. También habría consecuencias negativas en toda la región: nuestra rápida retirada sería vista como otro ejemplo más de la debilidad estadounidense que los adversarios no dudarían en explotar.

Irse no es una elección que deba tomarse a la ligera, pero quedarse tampoco es una buena elección, a menos que podamos poner fin a los ataques a nuestras tropas. Todavía no está claro si seremos capaces de lograrlo, y una avalancha de bajas estadounidenses hará que sea cada vez más difícil permanecer. Si queremos permanecer, debemos disuadir, desviar y derrotar eficazmente los ataques contra las fuerzas estadounidenses por parte de grupos respaldados por Irán.

Estamos en un punto de inflexión. Los estadounidenses han muerto. Nuestra respuesta no debe basarse en la emoción o el deseo de venganza, sino más bien en una determinación lúcida sobre qué es lo mejor para Estados Unidos. Creo que es mejor mantener el rumbo y defender nuestra patria en el exterior y no en casa.

* El general McKenzie fue el decimocuarto comandante del Comando Central de Estados Unidos

© The New York Times 2024

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Us